Elige uno de los mejores auriculares para tus hijos o hijas, dado que una mala elección puede provocar daños futuros en su audición.

Los auriculares para niños se han convertido en un accesorio imprescindible en aquellos hogares de familias que cuentan con hijos de corta edad. Son la alternativa a la que recurren todos los padres cuyos hijos ven contenido infantil en sus dispositivos, ya se trate de ordenador, tableta, teléfono o incluso televisión.

Otra buena razón para invertir en los mejores auriculares para niños puede ser su uso en el coche o en vuelos de larga distancia. Dejar que sus hijos puedan ver una película durante un trayecto de larga distancia puede suponer un descanso para los padres.

El problema es que los auriculares que habitualmente dejamos en sus manos no son los más apropiados. Tampoco lo son aquellos que suministra una aerolínea durante un viaje, dado que no están diseñados para cabezas pequeñas o para llevarlos puestos durante mucho tiempo.

Otro factor que muchos padres no tienen en cuenta es el hecho de que los oídos de los niños son más vulnerables que los de cualquier adulto. No están tan desarrollados y una exposición prolongada al ruido puede provocar alteraciones cerebrales, auditivas, cardiovasculares, así como alterar el nivel de estrés.

Es necesario considerar el ajuste de la diadema, la comodidad al llevarlos puestos, así como su diseño. Utilizar unos buenos auriculares tampoco implica que pueda utilizarlos constantemente. Debe limitar el tiempo que los utiliza, sea cual sea su nivel de volumen.

El nivel máximo de ruido recomendado por las principales organizaciones de la salud auditiva es de 85 decibelios con lo que nuestra recomendación para los niños sería que en ningún caso debería superarse esta cifra.

Según las fichas técnicas de los productos ofrecidas por los fabricantes, los auriculares para adultos suelen tener un nivel de audición máximo de 115 decibelios (equivalente al paso del tren).

Los expertos advierten que es posible llegar a experimentar una pérdida auditiva severa si diariamente escuchas música durante 15 minutos a ese nivel de ruído.

¿Existen auriculares seguros para niños?

Los expertos sugieren que el tiempo de escucha de los auriculares debe limitarse a dos horas al día, tanto para niños como para adultos, incluso si el volumen se encuentra limitado a los 85 dB.

Limitar el volumen de los auriculares que se les da a los niños es una decisión inteligente si quieres proteger su audición, pero algunos expertos aconsejan que los niños prescindan de su uso en la medida de lo posible.

La Organización Mundial de la Salud sigue (OMS) y la UE establecen que 85 dB es el límite de seguridad efectivo, mientras que la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos recomiendan los 70 dB como nivel medio diario de exposición al ruido. La cifra de 85 dB procede de estudios y pruebas realizadas con adultos y no con niños.

Dado que los 70 dB es un valor bajo y no eliminará el ruido ambiental en la mayoría de las ocasiones, los 85 dB se convierten en la norma a pesar de ser potencialmente perjudiciales para la audición de los jóvenes.

Existen otras razones para pensar que los 85 dB no son apropiados para los niños. Los oídos de los pequeños, debido al crecimiento y desarrollo, cuentan con canales auditivos externos más pequeños, además de que el tímpano queda más cerca de la fuente de sonido.

Otra consideración asociada al uso de los auriculares por parte de los niños es que los padres no pueden supervisar el control de volumen, algo que sí es controlable a través de los altavoces del televisor.

Con esta cantidad de advertencias y recomendaciones, hemos reunido a los mejores audífonos para niños. Aunque no todos cumplen los requisitos indicados, los hemos probado entre un grupo de niños con padres exigentes.

En líneas generales, buscamos que tengan un limitador de volumen efectivo para proteger la sensibilidad. También que ofrezcan un ajuste cómodo para sus cabezas más pequeñas. Por último, no dejamos de lado un diseño divertido y que les resulte llamativo.

En ningún caso es recomendable utilizar auriculares de tipo in ear o intraaurales, también conocidos como de botón por introducirse en la oreja. Pueden causar mayor daño.

Por último, los auriculares con cable también pueden suponer un riesgo asociado a la estrangulación en aquellos niños menores de tres años que los usen sin supervisión. Los modelos inalámbricos, aunque con mayor coste, pueden solventar este inconveniente.

Los mejores auriculares para niños de 2018

Auriculares KaZoo MyPhones de Griffin

Auriculares KaZoo MyPhones de Griffin

Los MyPhone KaZoo de Griffin están disponibles en diseños muy variados de animales entre los que destacan el de la rana o el pingüino. Son modelos que van superpuestos sobre la oreja y también se les ha añadido recientemente mascotas de mono o personajes como Bob Esponja.

En las pruebas hemos comprobado que el gusto agrada incluso a los niños de siete años sin resultar demasiado infantil. Para edades superiores, la marca cuenta con algunos menos infantiles como los Crayola MyPhone que encontrarás aquí.

Los KaZoo MyPhones cuentan con circuitos limitadores de volumen incorporados que mantienen la presión del sonido a niveles recomendados para los oídos de los niños. El circuito está ajustado a un volumen máximo de 85 decibelios que, como hemos comentado anteriormente, se establece como nivel máximo recomendable.

Los auriculares se adaptan bien a la cabeza del niño a partir de los 3 años de edad, y son cómodos con un generoso acolchado en la almohadilla que cubre la oreja. Puestos a compartirlos, también cabrían en una cabeza de niño de 10 o 12 años.

El acolchado también sirve para reducir la fuga de ruido y que solo el niño esté escuchando el audio de la fuente. La longitud del cable es de 1,2 metros, ligeramente superior al presentado por la media de los auriculares probados.

En líneas generales, los KaZoo son agradables de usar a la vez que resistentes con diseños de animales divertidos. Griffin no dispone de tienda online en España o México, pero los puedes encontrar en tiendas por un precio inferior a los 20 €, toda una ganga de producto.

Puro Sound Labs BT2200

Puro Sound Labs BT2200

Mientras que muchos auriculares para niños presentan acabados de plástico que aparentemente parezcan de baja calidad, el modelo BT2200 Labs Kids se parecen más a un producto de audio para adultos de gama alta, como también refleja su precio final.

Sin duda, adquirir los Puro Sound por 99,95 € es dar un paso adelante con respecto a la mayoría de los auriculares aquí tratados, los cuales se encuentran entre los 20 y los 40 €. A su favor hay que indicar que podrán utilizarlos también los adultos por su acabado premium.

Pero el incremento significativo de precio no solo repercute en un diseño y acabados más elegantes, sino que también repercute en la calidad de audio que es notablemente superior a la del resto, y a pesar de utilizar tecnología inalámbrica Bluetooth.

El aspecto inalámbrico de los Puro BT2200 también es interesante de cara a evitar que los auriculares puedan dañarse fruto del uso por parte de los niños, o si te preocupa que el cable pueda enrollarse alrededor del cuello de un menor.

Su volumen se limita a los 85 dB y consideramos que es suficiente para ver películas, series o cualquier otro contenido de música, como estima la organización OMS. Se comercializan dos modelos con acabados en colores blanco y plata, o bien, oro y en tono transparente.

La tecnología Bluetooth implica que los auriculares deben ser cargados, con una duración de batería media de hasta 18 horas, suficientes para afrontar cualquier viaje. Además, se incluye un cable para poderlos utilizar también de esta forma. Los controles de volumen quedan ubicados en el auricular izquierdo.

De esta forma, los BT2200 de Puro Sound Labs cuestan más que cualquier otra oferta de auriculares para niños, pero la mayor calidad de audio, la calidad de construcción y la opción inalámbrica son unos extras que bien justifican su mayor inversión.

Snuggly Rascals kids headphones

Snuggly Rascals kids headphones

En ocasiones, las apuestas diferenciadoras acaban resultando interesantes por sus propuestas atrevidas e innovadoras. Es el caso de los Snuggly Rascals Kids, unos auriculares en forma de diadema que envuelven la cabeza del niño y son ajustables mediante velcro.

Además, otro aliciente es que pueden mantener calientes las orejas de los más pequeños si son utilizados en exteriores en pleno invierno. El sistema además, está pensado para evitar que se rompan ante caídas como les puede suceder a unos auriculares normales.

La calidad del sonido nos ha parecido buena, incluso en los casos en los que el niño o niña tenga el pelo largo. Aunque su hoja de especificaciones marca un nivel máximo de 85 dB, en realidad se encuentra en el extremo más silencioso del espectro de audio, lo que agradará a los padres.

Los altavoces pueden quitarse fácilmente para que la cinta de pelo sea lavada en la lavadora. Existe una amplia gama de diseños en forma de mascotas como monstruo, avión, jirafa, pingüino, cerdito, pollo y gato.

KitSound Levellers

KitSound Levellers

Se trata de otro juego de auriculares de aspecto más serio, disponibles con acabados en color negro o blanco. Su calidad de audio se encuentra en el extremo superior de los auriculares para niños, con limitación de sonido en los 85 dB.

De hecho, el limitador de nivel máximo impide que los agudos se distorsionen y a pesar de tener el volumen al máximo se mantiene la calidad de audio.

El gran tamaño de las almohadillas hacen que los KitSound Levellers se insonorice bien y no se escapa sonido al exterior o personas que se encuentren a su alrededor. Disponemos de un cable generoso de 1,6 metros de longitud con control de volumen en el propio cable.

El único inconveniente que vimos es que el extremo del conector mini-jack es más grande de lo habitual, lo que puede suponer un problema en aquellos casos en los que el usuario los conecte a un móvil o tableta que tenga funda de protección.

Por su parte, el gran tamaño y tipo de almohadillas hacen que tengamos entre las manos uno de los auriculares para niños más cómodos de los que hemos probado, pensando en pasar largas horas escuchando música o viendo contenido de vídeo.  

Squishiebiz Headphones

Squishiebiz Headphones

Squishiebiz ha creado una gama de auriculares de volumen limitado pensando en el público más joven, con muñecos intercambiables que se adhieren a la parte exterior de los auriculares para cambiar de aspecto.

El volumen vuelve a estar limitado a los 85 dB, además de contar con un interruptor de volumen y un micrófono en el propio cable trenzado de 1,5 metros de largo que permite controlar la selección de música, así como pista hacia delante o atrás.

Otra particularidad interesante a la hora de elegir unos auriculares es la posibilidad de que puedan plegarse, faceta interesante a la hora de viajar. Este es el caso de los Squishiebiz, que pueden doblarse y guardarse en una funda.

Cada auricular se comercializa en cinco colores diferentes (azul, rosa, púrpura, rojo y verde), y nueve estilos diferentes con caras de emoji entre las que poder elegir. La calidad de audio no es de las mejores entre las que hemos probado, pero suficiente para su bajo precio.

KitSound My Doodles

KitSound My Doodles

Los KitSound son cómodos de llevar tanto puestos como colgando del cuello, para aquellos instantes en los que no los estás utilizando. Sus almohadillas son circulares y no son tan grandes en tamaño como las del modelo KitSound Levellers, pero suficientes para cubrir las orejas de los más pequeños.

La calidad de sonido es más que aceptable con el limitador de audio que venimos mencionando en muchos de los modelos evaluados, fijado en los 85 dB, resultando apropiados para cualquier edad.

Pueden resultar interesantes como regalo para el niño o incluso para ser utilizado en el aula en aquellas clases en las que se haga necesario.

EasySMX Kids safe Headphones

EasySMX Kids safe Headphones

Los EasySMX Kids son ligeros, cómodos y con acabados en tonos coloridos, con una clasificación para nivel máximo de sonido de 85 dB, a pesar de lo cual, hemos encontrado estos auriculares con un sonido más alto de lo habitual.

La diadema es ajustable a la cabeza, de manera que puede adaptarse a cualquier tamaño. También es de valorar el hecho de que los materiales no sean de plástico, sino que se encuentran recubiertos de goma espuma para que el niño no se haga daño al manipularlos. En ocasiones, se quedan dormidos con ellos puestos y puede que les presionen la cabeza.

Otro dato a su favor es el hecho de que el cable de conexión hacia la fuente de audio de los EasySMX Kids sale por un único auricular, algo que evitará que constantemente se enreden los cables o resulten más incómodos de usar por parte del niño.

JVC Tiny Phones

JVC Tiny Phones

Algo destacable de los Tiny Phones de JVC es que indican la edad recomendada de uso, que parte de los 4 años en adelante. Una vez más, son ajustables para permitir que puedan ser usados por la gran mayoría.

Se encuentran a la venta en dos colores vivos como son en azul y amarillo (los evaluados) y en rosa y púrpura, ambos modelos muy coloridos. Su limitador de volumen vuelve a fijarse en los 85 dB, sonando un poco más altos que los Griffin MyPhones.

Su cable de 80 cm de largo es adecuado para utilizarse junto a un teléfono móvil, tableta o portátil, pero no intentes conectarlos a la televisión, para lo que hará falta un cable extensor.

A diferencia de otros auriculares, los JVC Kids se adaptan muy bien a la cabeza siempre y cuando el niño se los ponga de manera adecuada, con la ‘R’ en la derecha y la ‘L’ en la izquierda. Están marcados para su distinción, pero puede que un niño pequeño no se fije en ello.

Junto a los auriculares, JVC incluye toda una serie de pegatinas con letras y dibujos con el fin de que el propietario pueda personalizarlos a su gusto.

La compañía dispone de otro modelo HA-KD10 que es 50 € más caro y ofrece la posibilidad de cancelar el limitador de audio mediante el botón del cable central. La idea es que un hermano de mayor edad también pueda utilizarlos sin esta limitación.

iFrogz Little Rockerz

iFrogz Little Rockerz

iFrogz es una divertida gama de auriculares cableados para niños que sorprende por sus acabados a modo de disfraz. Es lo que ocurre con sus diademas, disponibles con distintas temáticas.

Cuentan con un cable de 1,2 metros de longitud, además del limitador de nivel máximo de sonido fijado en los 85 dB. Los acabados de sus almohadillas son de tela y fieltro suave, lo que protege en gran medida las orejas del niño y evita que le queden marcadas.

La calidad de audio es más que aceptable para los niños que los utilicen para ver películas o jugar a algún juego en la tablet.

La marca iFrogz cuenta con un amplio catálogo de productos de sonido en esta gama de precios de entrada, lo que hace posible que ofrezca calidad de audio a un precio muy competitivo.

Groov-e Kidz

Groov-e Kidz

Los auriculares DJ Style de Groov-e a simple vista ofrecen una sensación de robustez en sus acabados, otro apartado que para los niños más trastos puede resultar interesante pensando en una mayor durabilidad.

De tamaño, resultan ser más pequeños que la oferta para adultos, por lo que se adaptan bastante bien a la cabeza del niño, expandiéndose para poder utilizarse en cabezas de diámetro superior.

Las cómodas almohadillas acolchadas impedirán que existan fugas de ruido, algo que agradecerán las personas que se encuentren a su alrededor. En el lado negativo hay que anunciar que carecen de limitador de volumen.

Si puedes llegar a confiar en que tus hijos harán un uso responsable de los mismos, manteniendo un nivel de volumen bajo, podrían convertirse en una gran elección. Ahora bien, debes ser consciente de que el nivel máximo de nuestras pruebas alcanzó los 113 dB, por lo que corres un riesgo real de audición.

Se encuentran disponibles en diferentes acabados, como en rojo y negro, rosa y blanco, violeta y blanco, así como azul y negro a un sorprendente precio.