Es muy probable que tu situación de trabajo haya cambiado y hayas pasado de tener una pantalla de gran formato en tu puesto de trabajo a tener que trabajar en tu casa con un monitor o pantalla mucho más pequeña y de menor resolución.

Es por este motivo por el que vamos a ofrecerte toda una selección de monitores interesantes para cada necesidad. La tecnología que utilizan las pantallas no cambia tan rápido como en otros dispositivos como los smartphones

De esta forma, hemos incluido también modelos que llevan un tiempo comercializándose, pero que son perfectos para poder realizar tu trabajo. Es por este motivo por el que pueden haber visto reducido su precio y ser ahora una auténtica ganga.

Los mejores monitores de 2020

AOC AGON AG271QG

AOC AGON AG271QG

Es un monitor cuyo tamaño de pantalla escala hasta las 27 pulgadas, ofreciendo para ello una resolución máxima de 2.560 x 1.440 píxeles con panel LED y en una relación de aspecto de su pantalla de 16:9. 

El precio del AGON AG271QG, de entrada, puede resultar algo elevado, pero hay que tener en cuenta que es compatible con la tecnología G-Sync de Nvidia, algo que agradará a los entusiastas de los juegos de PC que buscan un panel de alta calidad. 

Su frecuencia de actualización es de 165 Hz y la resolución nativa de 1440p, convierten a este monitor en una compra acertada, gracias a la tecnología libre de parpadeos que evita el cansancio de la vista tras pasar diversas horas delante de la pantalla. 

Samsung Space Monitor

Samsung Space Monitor

De entrada, hemos detectado aspectos a favor y en contra en este monitor, en función del uso que le vayas a dar. Si resulta que tu escritorio tiene poco espacio, este es uno de los únicos monitores del mercado que realmente resuelve el problema. 

Prescinde de base amplia para poder fijarlo a tu mesa a modo de pinza de fijación, como ya ofrecen algunos flexos de luz. Esto hace que puedas disponer de la zona de tu escritorio al completo, quedando totalmente en el aire la pantalla. 

Ahora bien, podrás regular la pantalla del Space Monitor en altura, pero sin posibilidad de hacerlo en el plano horizontal con lo que tendrás que mantener la misma orientación. Tampoco dispone de un concentrador USB que te permita conectar infinidad de dispositivos sin tener que usar el PC. 

El panel en sí es de primera categoría con la tecnología 4K VA que proporciona una imagen nítida y con colores vivos que resultan interesantes para una amplia gama de tareas. Es decir, trabajo creativo, ofimática, así como para jugar y ver contenidos de vídeo.

BenQ BL2780T

BenQ BL2780T

Si estás buscando un monitor asequible pero con calidad suficiente para permitirte abordar tus quehaceres diarios con soltura, el BL2780T de BenQ es una excelente opción. Son monitores sencillos sin grandes especificaciones, pero que resuelven la papeleta.

De este modo, en un punto de precio de entrada de gama, BenQ proporciona una buena pizca de estilo y diseño, resultando ergonómico al permitir su regulación en altura y contemplar giros en sus ángulos de visualización vertical. 

Otro dato a su favor es que la fuente de alimentación está perfectamente integrada para limitar los cables y adaptadores que aparecen colgando o por el suelo. De hecho, dispone de una agujero circular por el que hacer pasar los cables de forma ordenada. 

A efectos de conectividad, te brinda señal de entrada VGA, DisplayPort y HDMI, además de la típica conexión de auriculares que complementan a los altavoces. El menú OSD puede ser manejado con la botonera situada en la parte inferior derecha de la pantalla. 

Por último y no menos importante, la pantalla admite el giro del panel para poder trabajar tanto en modo apaisado, como en modo retrato, algo que los usuarios de aplicaciones ofimáticas agradecerán enormemente. 

Si no necesita una resolución superior a Full HD, el BL2780T ofrece un excelente rendimiento con un panel IPS muy válido que reproduce toda la gama sRGB, a un precio francamente sorprendente.

Asus Designo MZ27AQ

ASUS Designo MZ27AQ

Otra propuesta de monitor francamente minimalista a pesar de que te ofrece una pantalla con diagonal de 27 pulgadas con unos amplios ángulos de visualización que superan los 178 grados para poder aprovechar la resolución WQHD que es capaz de soportar.

El panel que monta Asus en su Designo MZ27AQ presenta un marco de diseño ultrafino de tan solo 7 mm de grosor lo que facilita en un determinado momento la posibilidad de escalar varios monitores o configurarlos en paralelo.

Su base o peana circular es amplia y eficiente, puesto que ofrece amplios ángulos de giro en el sentido vertical para compartir la visualización con otras personas. No obstante, no podrás regular la pantalla en altura, teniendo que colocar algo bajo su base para suplirlo. 

Pensando en jugadores de PC ocasionales, sus especificaciones aquí son un tanto básicas, aunque el sonido no te defraudará al montar un par de altavoces Harman Kardon que suenan bastante bien para estar integrados en la pantalla.

Dell UltraSharp U3419W

Dell UltraSharp U3419W

Aunque ciertamente su precio es el más elevado, dentro de la media de monitores que hemos recopilado en este especial, a su favor hay que decir que te otorga un tamaño de pantalla de 34,1 pulgadas con panel IPS curvo para escalar a resoluciones de 3440 x 1440 píxeles. 

Las pantallas ultra anchas pueden llegar a reemplazar el uso habitual de dos monitores colocados en paralelo, brindándote un escritorio completo sin interrupción de imágenes o la aparición de marcos de por medio.  

La oferta curva de 34 pulgadas de Dell es muy costosa, pero ofrece una calidad de primera, con colores vivos y precisos y un puerto USB-C en el que podrás conectar cualquier tipo de ordenador portátil de última generación. 

Si no necesitas conexión USB-C, el modelo Dell U3417W tiene la misma pantalla, pero es lo puedes encontrar a un precio de 200 € más barato. 

Guía de compra de los mejores monitores de 2020 

La primera decisión que debes tomar es el tamaño que vas a necesitar. Incluso las pantallas de 24 pulgadas son baratas, o pueden serlo, por lo que no tiene sentido optar por un tamaño inferior, salvo que sea necesario debido a las limitaciones de espacio. 

En muchos casos, el bisel que antiguamente era muy grueso se ha eliminado en favor de diseños más limpios y livianos, casi sin marco, con tecnologías más modernas que aportan retroiluminación para ofrecer pantallas más delgadas.

Esto es útil si deseas contar en un futuro con una configuración de monitores múltiples, donde los espacios entre las pantallas serán lo más delgados posible. Algunos modelos también están disponibles en diferentes colores. 

El panel debe soportar una regulación cómoda en altura, y no solo un ajuste o desplazamiento en el plano vertical, como sucede con la inmensa mayoría de modelos.  

Monitores 4K y Ultra HD

Los televisores 4K, aunque han bajado considerablemente de precio, todavía supone un desembolso extra si hablamos de monitores o pantalla para ordenador PC. El 4K es lo mismo que Ultra HD de 3840 x 2160 píxeles, cuatro veces más que Full HD de 1920 x 1080.

Tener tantos píxeles a tu disposición implica que verás más detalles en las fotos (sin acercarte), además de que podrás ver videos 4K en Netflix, Amazon y YouTube. Si tu PC está a la altura, podrás ejecutar tus juegos con esta resolución. 

Incluso si estás buscando una pantalla de bajo presupuesto, el rendimiento de la pantalla en sí será importante. Quizás el factor decisivo más importante aquí sea tu elección de tecnología de paneles, reduciéndose la oferta a paneles TN o los que no lo son.

Tipos de paneles

Fabricar un panel TN cuesta menos y puede producir algunos resultados de rendimiento decentes en términos de relación de contraste, con tiempos de respuesta súper rápidos para los amantes de los juegos ocasionales. 

Sin embargo, son decepcionados por los ángulos de visualización, muy restringidos, lo que significa que el brillo y el color de la imagen pueden cambiar si no se ven de frente. Es probable que cualquier movimiento de tu cabeza lo deje en evidencia.

Todos los paneles que no son TN en este resumen usan paneles de tipo IPS o de disposición PLS, que generalmente ofrecen una experiencia de visualización muy superior y son más adecuados para usarlos en diferentes entornos.

Los ilustradores, editores de fotos o aquellos que trabajan con la videoedicion, a menudo prefieren una pantalla IPS / PLS, ya que ofrecen una precisión del color mucho más fiel a la realidad. 

El índice de brillo y luminosidad es una parámetro que usan los fabricantes de monitores sin seguir un estándar, por lo que puedes ignorar o no prestar especial atención a este dato siempre que el valor no se encuentre por debajo de los 200 (cd / m2).

Mucho más importante es la relación de contraste, la diferencia entre las imágenes más brillantes y más oscuras que puede mostrar una pantalla. Alrededor de 500:1 es el punto de partida para la visualización de imágenes decentes.

Cumplir con la cobertura completa del estándar de PC llamado sRGB es un buen paso para ofrecer un rango de colores decente. Adobe RGB es una especificación más desafiante que, sin embargo, se acerca a la amplia gama de colores que el ojo humano puede percibir.

Mientras tanto, la precisión del color se trata de reproducir el tono exacto según lo previsto, en lugar de una aproximación. La desviación de la fidelidad del color verdadero está representada por una figura Delta E, donde los números más bajos son mejores. 

El tiempo de respuesta a menudo se cita en las especificaciones del fabricante, otra área donde las marcas suelen inflar el número. Incluso para los jugadores hay poca necesidad de buscar cifras extremadamente bajas, como 1 o 2 milisegundos (ms). 

Conexiones y puertos

La mayoría de monitores ofrecen al menos dos entradas, y esto determinará qué tipo de equipo puedes conectar. Algunos todavía tienen el conector VGA antiguo, que debe evitarse si es posible, y en su lugar buscan entradas digitales, como DVI, HDMI y DisplayPort. 

Los últimos modelos ofrecen USB-C que permite la conexión de un portátil al mismo tiempo que transmite vídeo al monitor, o conectas cualquier otro dispositivo. 

Las entradas múltiples te permiten conectar más de un dispositivo a la vez y alternar entre ellos utilizando los botones de control del monitor; es posible que desees conectar tu portátil y una consola de videojuegos sin tener que desconectar los cables.

El conector más útil en los monitores es DisplayPort o HDMI, ya que combinan información de imagen digital con audio digital, lo que te permite manejar el sonido y la imagen a través de un único cable. 

DisplayPort es ahora más habitual tanto en Mac como en PC con Windows, aunque no encontrarás un conector de este tipo en el equipo de AV doméstico. DisplayPort también es la mejor opción para monitores 4K o aquellos con altas frecuencias de visualización.

El conector DVI proporciona una entrada de video digital de alta calidad, pero no transporta sonido. Algunos monitores ofrecen 'DVI de doble enlace', basado en dos transmisiones DVI en un conector DVI. Es popular entre los jugadores que creen que este cable de interfaz digital tiene menos latencia y mejora los tiempos de reacción.

Si tienes un teléfono o tableta Android, es posible que desees buscar un puerto HDMI con soporte MHL, lo que te permitirá emular la pantalla de tu teléfono móvil en el monitor.