Con la aparición de la fotografía digital, muchos despreciaron la forma en la que hasta ese momento hacíamos fotos. Años más tarde, parece que tener fotos reveladas colgadas por la pared es lo más moderno y cool del mundo.

Después de su enorme popularidad en los años setenta, las cámaras instantáneas pasaron por una época de sequera. Sin embargo, son muchos los que buscan ahora poder comprar una y emular los buenos momentos que nos dio la Polaroid.

Antes de ofrecerte nuestra selección de las mejores cámaras de fotos instantáneas que puedes comprar en este momento, te ofrecemos una útil guía de compra para que entiendas por qué tipo de cámara, formato y papel debes apostar.

Guía de compra de una cámara de fotos instantánea

1. ¿Qué prestaciones necesitas?

Existen varios factores a tener en cuenta a la hora de comprar una cámara instantánea. Por un lado, tienes que decidir si quieres una cámara muy completa y compleja o si con una de más sencilla ya te conformas.

Algunas cámaras son muy fáciles de usar y solo te permitirán encender el flash o activar la cuenta atrás. Otras, en cambio, pondrán a tu alcance más prestaciones y podrás configurar la exposición, el foco, el brillo y mucho más.

Hay otras cámaras instantáneas, las de lomografía, en las que podrás cambiar el tipo de la lente para tener así más opciones fotográficas. Todo esto está muy bien pero solo merece la pena pagar el coste extra si realmente vas a utilizar dichas funciones.

Además, recuerda que las impresoras de fotos para móviles pueden resultar una buena alternativa. Con ellas no tendrás que pelearte con la cámara para cambiar el color o el brillo de la foto, sino que podrás hacerlo cómodamente desde tu móvil.

2. ¿Cámara analógica o cámara híbrida?

Otro aspecto a considerar es si quieres una cámara completamente analógica o si prefieres un híbrido digital. Lógicamente, hay ventajas e inconvenientes tanto en un tipo como en el otro, pero dependerá principalmente de tus necesidades.

Los híbridos digitales, por ejemplo, te permiten exportar las fotos a otros dispositivos, lo que significa que podrás imprimir solo aquellas fotos que realmente hayan quedado bien. Esto puede ayudarte a ahorrar en película, que suele ser cara.

En cambio, perderás esa inmediatez que hace que la fotografía instantánea sea tan especial. Las fotos instantáneas tipo Polaroid auténticas no te permiten repetir tantas veces como quieras, pero ese es su principal atractivo.

Si piensas que las cámaras híbridas tienen la ventaja de fotos de mayor calidad, no necesariamente es así. Lo cierto es que las fotos digitales que exportas tienen una calidad mucho menor a la que puedes conseguir con un móvil o una cámara cualquiera.

3. ¿Qué formato de película necesitas?

Por último, también hay que tener en cuenta el formato de película. Con la gama Instax de Fujifilm podrás elegir entre tres formatos: mini (pequeño y retrato), alargado (grande y paisaje) y cuadrado (tamaño medio y cuadrado).

Aunque hay excepciones, por lo general, cada cámara solo puede usar un tipo de formato de película, así que debes asegurarte de elegir una cámara que te permitirá hacer fotos del tamaño y forma que deseas.

Quizás quieras tener presente también el precio que cuesta imprimir con uno u otro formato. Así, las fotos con formato más grande requieren de un papel también más grande que suele ser además más caro.

Algunos fabricantes que no son Fujifilm, como Lomography y Leica, también utilizan el formato de películas Instax. En el caso de Leica, también utiliza su propio negativo, aunque verás que son intercambiables. Otros directamente usan solo su formato.

Por otro lado, también hay cámaras instantáneas que no utilizan película. Suele ser el caso que, en cambio, usan Zink, es decir, papel que no utiliza tinta. Suelen ser más baratos, pero las fotos son digitales, lo que significa que perderán ese encanto vintage.

Las mejores cámaras de fotos instantáneas del momento

1. Leica Sofort

Leica Sofort

La cámara Leica Sofort está inspirada en la Instax Mini 90 de Fujifilm. Leica ha conseguido una versión más refinada con un diseño estético que combina lo moderno con lo retro, mientras utiliza la tecnología de Fujifilm y lentes de Leica.

Esta cámara más colorida y minimalista está disponible en blanco, menta o naranja. Es bastante más cara que la original de Fujifilm, así que su compra es cuestionable. Eso sí, las fotos son fantásticas, las mejores que jamás hemos probado.

En cuanto a la cámara en sí, la lente de 60 mm (f/12,7) tiene dos distancias focales, que te permite retratar muy de cerca, personas, fiestas o deportes. Puedes ajustar el brillo y la exposición, así como usar el flash, la cuenta atrás y el espejo delantero para selfies.

2. Instax Square SQ6

Instax Square SQ6

La Instax SQ6 es la primera cámara análoga de Fujifilm con el formato de película cuadrado. Reúne todo aquello que nos gusta de la gama de Instax, también con un estilo retro y moderno, y lo mejor es que su precio es bastante asequible.

Con esta cámara, podrás retratar lo que quieras utilizando varios modos: autoexposición, doble exposición, selfie, retrato, macro, paisaje, entre otros. También podrás escoger entre filtros de tres colores que te abren un mundo de posibilidades.

Esta es nuestra cámara instantánea preferida de Instax, también porque ofrece una reproducción de color excelente gracias a su flash. Las fotos son brillantes y nítidas, quizás no lo ideal para quienes busquen esos tonos sepia tan vintage.

3. Lomo'Instant Square Glass

Lomo'Instant Square Glass

La Lomo’Instant Square Glass fue la primera cámara en ser compatible con dos tipos de negativos. No vas a poder usarlos a la vez, lógicamente, pero podrás añadir un respaldo para que tu cámara pueda realizar fotos en formato mini.

Seguramente, lo que más llama la atención es su diseño. Tiene un diseño de fuelle plegable que, al plegarlo, lo convierte en una cámara compacta que te podrás llevar a todas partes. Además, puedes usar el modo automático y la cámara lo hará todo por ti.

Si prefieres manipular manualmente la cámara, te gustará saber que podrás usar el flash, cambiar la exposición, utilizar las tres distancias focales, cambiar el color del flash o utilizar el temporizador. También puedes controlar la cámara usando el mando a distancia.

4. Polaroid OneStep 2

Polaroid OneStep 2

No cabe duda de que la Polaroid OneStep 2 es una de las más vintage del mercado, o al menos en cuanto al diseño se refiere. Tiene muchos elementos retro, si bien los botones parecen más bien de juguete.

No será tu mejor compañera si quieres llevártela de un lado a otro, pues es bastante grande y pesa 460 g. Eso sí, podrás usarla con dos tipos de película distintos: i-Type y 600, ambos hechos por Polaroid Originals y disponibles tanto en color como en blanco y negro.

Las fotos impresas por esta cámara son del tamaño de las Polaroid originales, lo que significa que son más grandes y más ricas en detalles. Ahora bien, no esperes resultados espectaculares y confórmate con poder configurar el flash y el temporizador.

5. Diana Instant Square

Diana Instant Square

La cámara Diana Instant Square de Lomography es una de las más económicas. El precio es uno de los grandes atractivos de este dispositivo, si bien que sea tan barata significa que no podrás disfrutar de las ventajas de tener flash, ya que no incluye uno.

Puedes optar por la versión con flash, aunque cuesta algo más. También puede que quieras pagar algo extra por sus accesorios, como una lente de ojo de pez. Esto significa que las lentes son intercambiables y eso te da mucha más versatilidad.

Dejando a un lado los accesorios, esta cámara de por sí ya incluye buenas prestaciones, como la exposición múltiple. Quizás tardarás un poco en cogerle el truco y pasará un tiempo hasta que encuentres la apertura y la velocidad de disparo correctas.

6. Lomo'Instant Automat Glass

Lomo'Instant Automat Glass

La Lomo’Instant Automat Glass puede comprarse en un diseño retro que combina el negro con los detalles en naranja. La cámara incluye una lente gran angular de 38 mm con apertura de f/4,5. También puedes añadir otras lentes para fotos más precisas.

Esta cámara utiliza el formato de película mini de Instax. Los resultados son especialmente detallados cuando revelas fotos en retrato y paisaje, pero no son tan buenos en fotos de muy de cerca. Tampoco son lo son con poca luz y eso que puedes ajustar el brillo.

Podrás configurar otros ajustes como la exposición múltiple, pero lo cierto es que solo aprovecharán todo el potencial de esta cámara los usuarios más experimentados. Por esto sorprende la larga lista de prestaciones a este precio.

7. Polaroid Snap

Polaroid Snap

Si estás buscando una cámara instantánea con buena relación calidad-precio, la Polaroid Snap puede ser ideal. Esta cámara tiene una lente de 10 MP, es compatible con tarjeta microSD y imprime fotos en color en un minuto.

Eso sí, se trata de una cámara digital, lo que significa que no se imprime sobre película como las cámaras analógicas, sino sobre papel Zink. Eso explica que el precio sea tan asequible y que esté orientada a gente con pocas expectativas.

Las fotos que obtendrás son más bien oscuras, por lo que es recomendable usarla para hacer fotos en ambientes con bastante luz. En cualquier caso, siempre puedes usar el flash que incorpora, pero los resultados serán menos naturales.

8. Instax Wide 300

Instax Wide 300

Como habrás podido adivinar por el nombre, la Instax Wide 300 imprime fotos algo más grandes que la mayoría. De hecho son el doble de grandes que las fotos en película mini de Instax. Esto también explica que la cámara en sí sea grande.

En este sentido, el diseño de la cámara no es el más atractivo del mundo. Es bastante gruesa y puede no apetecerte ir enseñándola por ahí. Sin embargo, no te costará nada empezar a dominarla, ya que ajustar la configuración es sencillo.

Puedes cambiar el autofoco, configurar el flash o ajustar la exposición. Las fotos de paisajes son mucho más detalladas en comparación a sus rivales, pero los primeros planos o las selfies no son su punto fuerte.

9. Instax Square SQ10

Instax Square SQ10

La Instax Square SQ10 es una cámara híbrida con funciones de digital e instantánea. Esto te abre un mundo de posibilidades. Puedes configurar la cámara para que imprima fotos automáticamente o hacerlo tú manualmente para escoger la que más te gusta.

Entre sus prestaciones, encontramos el flash y el temporizador, además de la posibilidad de sacar fotos con varios ajustes de exposición. También puedes editar las fotos de forma digital con los filtros y los ajustes de brillo o el zoom.

Las fotos que realiza esta cámara son espectaculares. Es especialmente buena a la hora de retratar fotos de cerca o retratos, ya que los resultados son nítidos y ricos en detalles. Eso sí, no tendrán ese aire vintage de otras cámaras instantáneas.