Con la aparición de la fotografía digital, muchos despreciaron la forma en la que hasta ese momento hacíamos fotos. Años más tarde, parece que tener fotos reveladas colgadas por la pared es lo más moderno y cool del mundo.

Después de su enorme popularidad en los años setenta, las cámaras instantáneas pasaron por una época de sequía. Sin embargo, son muchos los que buscan ahora poder comprar una y emular los buenos momentos que nos dio la Polaroid.

Esta es nuestra selección de las mejores cámaras de fotos instantáneas que puedes comprar en este momento. No te pierdas también nuestra útil guía de compra para que entiendas por qué tipo de cámara, formato y papel debes apostar.

Las mejores cámaras de fotos instantáneas de 2022

1.

Instax Mini 11 - La mejor cámara instantánea

Instax Mini 11
  • Pros
    • Asequible
    • Fácil de usar
    • Gran variedad de colores
  • Contras
    • Diseño parecido a un juguete
    • Para algunos será demasiado sencilla

La Instax Mini 11 ofrece una buena exposición en condiciones de poca luz, un diseño elegante y unos controles fáciles de usar, y todo esto a un precio razonable.

El botón de autoexposición hace que la fotografía en condiciones de poca luz sea razonablemente visible, y el diseño es más delgado y refinado que su predecesor.

No hay demasiados ajustes que el usuario pueda hacer manualmente en la cámara, pero a este precio era de esperar.

La Mini 11 utiliza papel Instax Mini, lo que resulta en unas fotografías al estilo Polaroid y del tamaño de bolsillo. Esta cámara instantánea es una buena opción para los más jóvenes que no sepan mucho de fotografía.

2.

Instax Mini Evo - La mejor cámara digital híbrida

Instax Mini Evo
  • Pros
    • Diseño retro compacto
    • Batería duradera
    • Buenos controles físicos
  • Contras
    • Cara
    • Almacenamiento limitado

La Instax Mini Evo de Fujifilm combina todas las ventajas de una cámara digital clásica con las novedades de una cámara instantánea.

Pero no necesariamente tienes que imprimir las instantáneas hechas con la Evo, pues también tienes la opción de conectar tu teléfono e imprimir fotos, como una impresora portátil estándar.

La combinación de las funciones de la cámara digital con los botones analógicos da como resultado una experiencia fotográfica divertida, y el hecho de que funcione como impresora instantánea es la guinda del pastel.

Tiene un aspecto más profesional que los modelos Instax más baratos, con un diseño de inspiración retro. Eso sí, prepárate para gastar una buena cantidad de dinero para hacerte con una.

3.

Instax Square SQ1 - La mejor para fotos cuadradas sencillas

Instax Square SQ1
  • Pros
    • Formato cuadrado clásico
    • Fácil de usar
    • Fantástico diseño
  • Contras
    • Robusta
    • Película más cara

La Instax SQ1 es la segunda cámara de formato cuadrado totalmente analógica de Fujifilm, y es una versión simplificada de la antigua SQ6, que ahora es difícil de encontrar en stock.

La SQ1 utiliza la película Instax Square, lo que significa que es una cámara más grande y voluminosa que las Instax Minis. Sin embargo, está disponible en una gama similar de bonitos colores pastel y el aspecto de la cámara tiene un encanto especial.

Esta es otra Instax diseñada para ser lo más sencilla posible. Solo hay dos modos de disparo: el normal y un modo selfie/macro al que se accede girando el objetivo. Ni siquiera se puede desactivar el flash.

Nos gustaría que tuviera más opciones, sobre todo teniendo en cuenta su precio, pero si quieres una Instax fácil de usar y que dispare con película cuadrada, esta es tu mejor opción.

4.

Instax Mini LiPlay - Cámara digital Instax asequible

Instax Mini LiPlay
  • Pros
    • Imprime fotos digitales
    • Fácil de usar
  • Contras
    • Diseño polémico
    • Cara

La Instax Mini LiPlay de Fujifilm es una cámara instantánea muy buena, sobre todo porque incluye ciertas prestaciones que la diferencian de la competencia. Además de cámara, es también una impresora instantánea que te permite imprimir fotos desde tu móvil.

En términos generales, se trata de una cámara fácil de utilizar. Su diseño está pensado para cualquier usuario. Con ella, podrás escoger diferentes modos de retrato para que tu experiencia sea todavía mejor.

Pero lo más importante es que conseguirás unos resultados fotográficos más que decentes. La cámara Mini LiPlay también te permite grabar audio. Aunque es algo más cara de lo que nos gustaría, la flexibilidad que ofrece justifica el precio.

5.

Instax Mini 40 - La mejor cámara para los nostálgicos

Instax Mini 40
  • Pros
    • Estética retro
    • Fácil de usar
  • Contras
    • Más cara que la Mini 11
    • Sin opciones avanzadas

Aunque todas las cámaras instantáneas lo hacen, la Instax Mini 40 trae mucha nostalgia a los amantes de la fotografía. Su diseño es totalmente retro, especialmente con el acabado en cuero de imitación.

Se trata prácticamente de la misma cámara que la Instax Mini 11. De hecho, su funcionalidad es casi igual, aunque esta es más cara debido a su diseño premium y retro.

En este sentido, tendrás funciones bastante sencillas: un flash, opción de selfie y dos ajustes de distancia focal. Si lo que quieres es simplicidad, esta es una de tus mejores opciones.

Más información: Review Instax Mini 40

6.

Polaroid Now+ - La mejor Polaroid

Polaroid Now+
  • Pros
    • Diseño retro
    • Trípode montable
    • Accesorios incluidos
  • Contras
    • Grande y robusta
    • Cara

La Polaroid Now+ es nuestra cámara favorita de entre las cámaras instantáneas que tiene la compañía. Aunque tendrás que saber cómo utilizarlas.

Tiene opciones de fotografía avanzadas, compatibles con una app que te permite controlar el dispositivo a distancia. Resulta algo más complicado que otras cámaras.

Pero sabemos que eso gustará a los fotógrafos, aunque si necesitas algo más sencillo, te recomendamos que eches un vistazo a otras opciones de este artículo.

Como otras cámaras de Polaroid, es grande y robusta, mientras que el papel compatible es caro. Ese es el precio a pagar si quieres una cámara con el diseño clásico de Polaroid y sus fotos cuadradas grandes.

7.

Instax Mini 9 - La mejor cámara barata

Instax Mini 9
  • Pros
    • Barata
    • Colorida
    • Sencilla
  • Contras
    • Sin exposición automática
    •  La Mini 11 es mejor

La Instax Mini 9 de Fujifilm es una de las cámaras instantáneas más baratas, algo que ya la hace destacar por delante de sus rivales. Pero eso no significa que su calidad deje que desear, aunque es más indicada para niños y niñas o principiantes.

Nos gusta su diseño retro y la posibilidad de escoger entre una gran variedad de colores: azul oscuro, azul claro, rosa, verde y blanco. Si bien sus especificaciones están superadas por aquellas de la competencia, te gustarán sus fotos al estilo Polaroid.

Las funciones fotográficas de la Instax Mini 9 son algo limitadas y, por ejemplo, no dispone de zoom. Por otro lado, necesitas condiciones de luz óptimas (mejor en plena luz del día), pero sí que hay lentes manuales que te ayudarán a mejorar los resultados.

Mejores cámaras instantáneas

Guía de compra de una cámara de fotos instantánea

1. ¿Qué prestaciones necesitas?

Existen varios factores a tener en cuenta a la hora de comprar una cámara instantánea. Por un lado, tienes que decidir si quieres una cámara muy completa y compleja o si con una de más sencilla ya te conformas.

Algunas cámaras son muy fáciles de usar y solo te permitirán encender el flash o activar la cuenta atrás. Otras, en cambio, pondrán a tu alcance más prestaciones y podrás configurar la exposición, el foco, el brillo y mucho más.

Hay otras cámaras instantáneas, las de lomografía, en las que podrás cambiar el tipo de la lente para tener así más opciones fotográficas. Todo esto está muy bien pero solo merece la pena pagar el coste extra si realmente vas a utilizar dichas funciones.

Además, recuerda que las impresoras de fotos para móviles pueden resultar una buena alternativa. Con ellas no tendrás que pelearte con la cámara para cambiar el color o el brillo de la foto, sino que podrás hacerlo cómodamente desde tu móvil.

2. ¿Cámara analógica o cámara híbrida?

Otro aspecto a considerar es si quieres una cámara completamente analógica o si prefieres un híbrido digital. Lógicamente, hay ventajas e inconvenientes tanto en un tipo como en el otro, pero dependerá principalmente de tus necesidades.

Los híbridos digitales, por ejemplo, te permiten exportar las fotos a otros dispositivos, lo que significa que podrás imprimir solo aquellas fotos que realmente hayan quedado bien. Esto puede ayudarte a ahorrar en película, que suele ser cara.

En cambio, perderás esa inmediatez que hace que la fotografía instantánea sea tan especial. Las fotos instantáneas tipo Polaroid auténticas no te permiten repetir tantas veces como quieras, pero ese es su principal atractivo.

Si piensas que las cámaras híbridas tienen la ventaja de fotos de mayor calidad, no necesariamente es así. Lo cierto es que las fotos digitales que exportas tienen una calidad mucho menor a la que puedes conseguir con un móvil o una cámara cualquiera.

3. ¿Qué formato de película necesitas?

Por último, también hay que tener en cuenta el formato de película. Con la gama Instax de Fujifilm podrás elegir entre tres formatos: mini (pequeño y retrato), alargado (grande y paisaje) y cuadrado (tamaño medio y cuadrado).

Aunque hay excepciones, por lo general, cada cámara solo puede usar un tipo de formato de película, así que debes asegurarte de elegir una cámara que te permitirá hacer fotos del tamaño y forma que deseas.

Quizás quieras tener presente también el precio que cuesta imprimir con uno u otro formato. Así, las fotos con formato más grande requieren de un papel también más grande que suele ser además más caro.

Algunos fabricantes que no son Fujifilm, como Lomography y Leica, también utilizan el formato de películas Instax. En el caso de Leica, también utiliza su propio negativo, aunque verás que son intercambiables. Otros directamente usan solo su formato.

Por otro lado, también hay cámaras instantáneas que no utilizan película. Suele ser el caso que, en cambio, usan Zink, es decir, papel que no utiliza tinta. Suelen ser más baratos, pero las fotos son digitales, lo que significa que perderán ese encanto vintage.