Los videojuegos de carreras han continuado mejorando en los últimos años, como lo demuestra el increiblemente realístico Project Cars 2 o Forza Motorsport 7, que incluye una fantástica colección de coches.

Ahora bien, el jugador no experimentará una experiencia del todo inmersiva si utiliza un mando de consola o el teclado y el ratón de un ordenador. Es en este contexto en el que entran en escena los volantes de simulación de carreras.

Los volantes conseguirán eliminar la barrera entre tú y el juego y te harán sentir como si realmente estuvieras sentado en el asiento del conductor. Podrás sentir cómo el coche empieza a revolucionar y vibrar con el motor.

Tras probar a jugar con un volante, ya no querrás saber nada del mando estándar. Ahora bien, la oferta en el mercado es enorme. Si no sabes cuál de ellos escoger, no te pierdas nuestra guía de compra así como el ranking de nuestros volantes favoritos.

Guía de compra de volantes de simulación de carreras

Para aquellos que acaban de introducirse en el apasionante mundo de los volantes de carreras para videoconsolas y PC, el proceso para encontrar el más adecuado puede ser algo agobiante, sobre todo con todos los conceptos técnicos.

No te preocupes. A continuación, podrás encontrar una guía muy práctica para conocer toda la información necesaria que debes tener presente antes de decidirte por un volante u otro, desde conceptos como la rotación a la compatibilidad de la plataforma.

1. Vibración y sistema force feedback

En la mayoría de volantes de carreras de última generación actuales, encontramos lo que se conoce como sistema de force feedback. Eso te permitirá experimentar lo mismo que en la vida real: bultos en carreteras, superficies resbaladizas, presencia de otros coches…

Es aquí cuando los conceptos de force feedback y vibración se encuentran. Ambos tienen como objetivo ofrecerte una sensación realística que haga creer que estás conduciendo un coche de verdad. Todo ello mejora la experiencia en el volante.

En el terreno de la inmersión, no hay nada mejor que un volante con un motor force feedback, aunque son más habituales en dispositivos premium. Para una experiencia todavía mejor, deberás apostar por un volante con dos motores, aunque son caros.

2. Tamaño y rotación del volante

Es habitual pensar que los volantes de simulación de carreras tienen el mismo tamaño de los de la vida real, pero no es siempre así. De hecho, estos volantes están diseñados para recrear la sensación de estar conduciendo varios modelos de coche distintos.

De media, los volantes de carreras suelen medir unas 11 pulgadas de diámetro, pero evidentemente también podrás encontrar volantes más grandes y volantes más pequeños. Dependerá de ti decidir cuál te resulta más cómodo.

En cuanto a la rotación, los volantes más caros ofrecen mayor rotación -algunos incluso llegan a los 1.080 grados- y te permitirán experimentar una sensación más realística. Pagando algo menos, tendrás menos rotación y quizás te sientas algo limitado.

3. Pedales y otros accesorios

Si estabas pensando en comprarte un volante de carreras sin pedales, no lo hagas. Para vivir una experiencia realmente realística, los mejores volantes incluyen una unidad de pedales para que tu conducción sea más precisa y tengas más control.

Para vivir la experiencia al máximo, también puedes adquirir un cambio de marchas manual. No hay nada más satisfactorio para un conductor que oír cómo cambian las marchas y el rugido del motor. Eso sí, esta modalidad complicará un poco el juego.

4. Compatibilidad de plataforma

Por último, pero no menos importante, deberás asegurarte de que el volante que vas a comprar sea compatible con la plataforma que quieres jugar. En general, encontrarás volantes compatibles con PS4, Xbox One o PC.

Mientras que los mandos diseñados para una consola suelen ser compatibles también con ordenador, no suelen serlo con otras videoconsolas. Así, un volante para PS4 quizás funcione también con un PC pero no podrás usarlo con una Xbox One.

Comparativa: ¿Cuál es el mejor volante de carreras de 2019?

Los precios que aparecen debajo de cada producto en este artículo se actualizan de forma automática, por ello se incluyen las ofertas y rebajas de Black Friday más recientes.

Logitech Driving Force G920

Logitech Driving Force G920

El Logitech Driving Force G920 demuestra que no necesariamente tienes que gastarte un pastizal para tener una experiencia de conducción de calidad. Es compatible con Xbox One y PC. Los usuarios de PS4 deberán hacerse con un Logitech G29.

Si nos fijamos en el diseño, este volante con recubrimiento de cuero cosido a mano tiene unas dimensiones bastante estándar. Al manejarlo sentirás que estás conduciendo un coche deportivo de alta gama.

Dentro del volante encontramos un sistema force feedback con dos motores. Eso te permitirá sentir cualquier bulto que te encuentres en la carretera o cualquier golpe o patinazo que experimentes. Deberás aprender a controlar el volante.

Es cierto que los 900 grados de giro que ofrece no están a la altura de la rotación de los volantes Thrustmaster, pero a este precio parecen suficientes. La unidad de pedales le añade más realismo a la experiencia.

Especificaciones básicas

  • Plataforma: Xbox One, PC y Mac
  • Giro: 900 grados
  • Volante con sistema force feedback con dos motores
  • Pedal de freno no lineal
  • Dimensiones: 270 x 260 x 278 mm (volante) | 167 x 428,5 x 311 mm (pedales)
  • Peso: 2,25 kg (volante) | 3,1 kg (pedales)

Thrustmaster T-GT

Thrustmaster T-GT

No muchos estarán dispuestos a gastarse 800 € en un volante de simulación de carreras -la mayoría de los mortales se conformará con uno más discreto y barato-, pero para aquellos que tengan el presupuesto, el Thrustmaster T-GT es una muy buena opción.

Ha sido diseñado expresamente para ser utilizado con el juego Gran Turismo Sport de la PS4, pero por suerte es compatible también con otros juegos y con PC. Eso sí, para aprovecharlo al máximo deberás usarlo con el videojuego de Sony.

El T-GT incluye la tecnología adecuada para asegurarte de que te llevas a casa el sistema de force feedback más potente y dinámico del mercado. Con el GT Sport sentirás cada vibración, cada revolución del motor.

Nos gustan también los acabados en cuero, que hacen de este volante un dispositivo muy cómodo, aunque no nos convence del todo la parte en aluminio. El volante incluye unidad de pedales, pero deberás comprar el cambio de marchas por separado.

Especificaciones básicas

  • Plataforma: PS4 y PC
  • Giro: 270-1080 grados
  • Volante con sistema force feedback
  • Pedal de freno con resistencia progresiva
  • Dimensiones: TBC
  • Peso: TBC

Thrustmaster TS-XW Racer

Thrustmaster TS-XW Racer

El Thrustmaster TS-XW Racer tiene un precio algo por debajo del producto estrella de la compañía, y realmente ofrece una configuración bien distinta. Hay que tener en cuenta que se trata de una colaboración entre Thrustmaster y Sparco.

Eso hace que tenga un hardware interno muy interesante. Tiene un motor de 40 vatios que sigue ofreciendo una experiencia de alto nivel pese a haberlo usado durante mucho rato. Vivirás una sensación al volante totalmente realística.

Este volante incluye una unidad de pedales que consiste en una placa de plástico con tres pedales completamente ajustables. Responden bastante bien a tus órdenes, pero quizás no tan bien como el Logitech G920.

En cuanto a su diseño, se trata de una réplica del volante de competición Sparco P310, por lo que hace que su tamaño y diseño sea algo distinto a los otros de la lista. Es ergonómico, por lo que no te resultará nada incómodo de usar durante horas y horas.

Especificaciones básicas

  • Plataforma: Xbox One y PC
  • Giro: 1080 grados
  • Volante con force feedback brushless
  • Dimensiones: TBC
  • Peso: TBC