Ninguna otra generación de consolas ha visto juntas a dos rivales tan similares en términos de hardware, especificaciones, software y servicios, lo que hace sorprendentemente difícil elegir entre una de las dos.

No obstante, vamos a tratar de explicarle todo lo que necesitas saber para que puedas tomar la decisión correcta.

La PS4 es generalmente vista como la elección del jugador más profesional. Su hardware es ligeramente más potente que el de la Xbox One, y Sony fue más inteligente a la hora de centrar el software y la interfaz de la PS4 en los juegos que en una visión de la consola como centro de entretenimiento.

Ese fue el error de Microsoft en el lanzamiento, donde la Xbox One parecía demasiado centrada en la televisión, las películas y el entretenimiento controlado por voz, y no lo suficiente en los juegos.

Por otro lado, mientras Sony se esforzó por hacer su consola más asequible, Microsoft la ensilló con un costoso periférico de control de movimiento que nadie quería realmente: la segunda generación Kinect.

Ahora mismo, la situación es diferente. Kinect ya no existe y el precio de la Xbox One ha bajado en consecuencia. Más importante aún, Microsoft parece haber captado el mensaje de que la gente principalmente compra consolas para jugar, y una plétora de actualizaciones de software ha mejorado enormemente la oferta de la compañía.

PS4 vs Xbox One: precio

Mientras que la Xbox One era la propuesta más costosa en el lanzamiento, ambas consolas están ahora disponibles a precios más o menos similares.

La PS4 rediseñado (también conocido como PS4 Slim) está disponible en Amazon España por 325 € con un disco duro de 500 GB. Está disponible también en paquetes con juegos que a menudo representan una mejor relación calidad-precio.

Te recomendamos visitar Amazon España a través de este link para que puedas consultar distintas ofertas de paquetes con juegos para la PS4.

La Xbox One S (también un rediseño de la Xbox One original) es un poco más barata, disponible por 199 €. En este caso puedes escoger distintos paquetes, todos ellos disponibles en Amazon España a través de este enlace.

La comparación se complica un poco más con la adición de las versiones más potentes de cada consola. La PS4 Pro de Sony con un disco duro de 1 TB ofrece un mayor rendimiento y una salida de vídeo de casi 4K, lo que amplía aún más la brecha de especificaciones existente entre las consolas.

Con ambas consolas hay un coste oculto: la cuota anual por el servicio de suscripción necesario para jugar en línea. Una suscripción a Xbox Live Gold cuesta 59,99 € al año, lo mismo que para la PlayStation Plus, 59,99 € al año, aunque actualmente puedes obtenerla por 47,99 por el Black Friday.

Ambos servicios incluyen juegos de prueba exclusivos, descuentos y juegos gratuitos para endulzar el pago.

Conexiones y puertos

Para simplificar, a partir de ahora nos centraremos en comparar las principales consolas Xbox One y PS4, incluyendo la Xbox One S y PS4 Slim actualizadas. Dejaremos los modelos Pro y el X fuera de este artículo.

La PS4 es la más pequeña y elegante de las dos consolas, con un diseño angular en plástico negro brillante y mate. Su funcionamiento es razonablemente silencioso, aunque los niveles de ruido aumentan cuando juegas, y hasta ahora se ha demostrado que es tan fiable como las anteriores consolas PlayStation

Hay dos puertos USB en la parte delantera junto con los botones de alimentación y de expulsión de disco bien ocultos. En la parte posterior se encuentran la toma de corriente, los puertos HDMI y Ethernet, una salida de audio digital óptica y un puerto USB adicional para el accesorio de cámara de PlayStation.

La Xbox One es más grande y robusta que la PS4, pero sigue encajando perfectamente en la configuración media de entretenimiento doméstico. En todo caso, es un poco más silenciosa que la PS4, y Microsoft parece haber solucionado los problemas de fiabilidad que afectaban a las primeras consolas Xbox 360.

Alrededor de la parte de atrás encontrarás una desconcertante variedad de puertos, con dos puertos USB, Ethernet, una salida óptica y un puerto específico para Kinect, además de dos tomas HDMI. Una de ellas es una salida para tu televisor, pero la otra está diseñada para recibir una señal de tu Freeview/Freesat PVR o de tu descodificador Virgin/Sky.

La Xbox One S es prácticamente la misma, pero deja caer el puerto Kinect dedicado - si quieres conectar Kinect, sólo tienes que usar uno de los puertos USB estándar.

Hardware y especificaciones

Es internamente donde se aprecian las diferencias clave. Ambas consolas se basan en la misma tecnología de procesador AMD Jaguar que las APU Temash y Kabini. Ambas tienen ocho núcleos de CPU, con la Xbox One funcionando a 1.75Ghz y a 1.6GHz de la PS4.

Las dos tienen también GPUs AMD, pero en este caso las cosas difieren. Mientras que la GPU de la Xbox One, derivada de la arquitectura Bonaire de la Radeon HD 7790, tiene 12 unidades de cálculo GCN con las que jugar, la GPU de la PS4, basada en Pitcairn, tiene 18.

Incluso si se tiene en cuenta que la GPU de la Xbox One funciona a 853 MHz (o 914 MHz en la Xbox One S) y la PS4 a 800 MHz, esto sigue dando a la PS4 una ventaja tangible en el frente gráfico.

Para hacer las cosas más difíciles para Microsoft, la PS4 llega a 8GB de 5500Mhz GDDR5 RAM, dándole mucho más ancho de banda de memoria que el DDR3 de 2133MHz en el que confía la Xbox One.

Microsoft lo compensa utilizando una caché ESRAM de 32 MB para mantener el flujo de datos sin problemas, pero el hardware de PS4 es al fin y al cabo un poco más potente.

¿Hasta qué punto importa esto? Bueno, por un lado, estamos viendo juegos multiplataforma clave que se ejecutan a una resolución de alta definición completa en PS4 pero a una resolución ligeramente inferior en Xbox One, o simplemente se ejecutan de forma más fluida con más efectos visuales en PS4.

Por otro lado, las diferencias no siempre son tan notables cuando estás jugando los juegos en lugar de analizarlos fotograma a fotograma, y los mejores juegos de Xbox One siguen siendo bastante sorprendentes. La potencia extra es un punto clave a favor de la PS4, pero no es un golpe decisivo contra la Xbox One.

Interfaz y prestaciones

Ambas consolas tienen interfaces de usuario muy sencillas. La PS4 es más simple y mejor para llevarte directamente a las funciones que más utilizas cuando juegas.

El software de la Xbox One utiliza Windows 10 como base, presenta un diseño sencillo e integra búsquedas, amigos, mensajes y notificaciones con un acceso mucho más rápido.

También cuenta una tienda universal, lo que significa que verás algunas aplicaciones y juegos disponibles para Windows 10 en la Xbox.

Ambas consolas destacan respecto a algunas de sus piezas. La PS4 tiene una brillante función Remote Play, en la que puedes transmitir juegos desde tu PS4 a un dispositivo portátil PS Vita, un smartphone, una tablet Sony Xperia, un PC o un Mac, y seguir jugando mientras otra persona se apodera del televisor.

También tiene algunas características para compartir juegos, en las que puedes entregar virtualmente tu mando a otro propietario de PS4 y dejar que transmita un juego desde tu consola a través de la web.

Más recientemente, Sony introdujo (¿o deberíamos decir reintrodujo?) la posibilidad de transmitir música a través de una unidad USB mientras reproduces la PS4, junto con la posibilidad de aparecer sin conexión en su lista de amigos en aquellos momentos en los que te sienta un poco insociable.

La Xbox One, sin embargo, puede darte una vista de pantalla dividida para ejecutar dos aplicaciones o un juego y una aplicación a la vez. Tanto la PS4 como la Xbox One cuentan con un "resumen instantáneo" que te permite poner su consola en modo de espera, encenderla de nuevo y seguir jugando exactamente donde la dejaste.

Cámaras

La cámara Kinect de segunda generación de la Xbox One supone una gran mejora con respecto a la primera, con un seguimiento de movimiento más preciso que funciona mejor en una amplia gama de condiciones de iluminación, y que también puede seguir tu cuerpo con más detalle, incluso hasta las articulaciones de los dedos.

Lamentablemente, esta herramienta hasta ahora ha sido muy poco utilizada, con solo un puñado de juegos que lo utilizan y muy pocos indicios de que haya más en un futuro.

La cámara PlayStation de la PS4 es más barata, funciona con los mismos mandos PS Move que Sony lanzó por primera vez para la PS3. Una vez más, apenas se ha utilizado hasta ahora, por lo que creemos que no debería considerarse una característica imprescindible, a menos que desees probar la Realidad Virtual.

Realidad virtual (VR)

Esto supone una gran diferencia: si quieres probar los juegos de realidad virtual en una consola, necesitas sin duda la PlayStation 4. Es compatible con la exclusiva plataforma PlayStation VR de Sony, que te permite jugar a una gran variedad de experiencias y juegos de RV.

Aunque es un poco cara, ya que además de auriculares tendrás también que comprar los mandos Move y las cámaras compatibles, pero aún así es bastante “asequible” si la comparas con otras marcas como Oculus Rift o HTC Vive.

En comparación, Microsoft no ha anunciado de momento ningún plan de RV para la Xbox One. Así que por ahora, al menos, PS4 es la plataforma ideal para los juegos de RV en consola.

Compatibilidad con versiones anteriores

Al principio, ninguna de las dos consolas era compatible con versiones anteriores, por lo que no había mucho que comparar entre ellas en este aspecto. Sin embargo, ahora cada una de ellas ofrece alguna forma de compatibilidad con versiones previas, de maneras muy diferentes.

La Xbox One es la única consola que ofrece verdadera compatibilidad con versiones anteriores, ya que actualmente existen más de 300 juegos de Xbox 360 que puedes jugar en el nuevo modelo, pudiendo disfrutar de este modo de una biblioteca total de más de mil juegos. .

Sony ha manejado los juegos antiguos de forma muy diferente. PlayStation Now permite la transmisión por secuencias de una amplia gama de juegos de PS3. Sin embargo, tendrás que pagar por una suscripción a los juegos de streaming (aunque ya los tengas comprados), por lo que no te servirá de nada tener una gran variedad de juegos físicos de la PS3.

Juegos

La mejor razón para comprar una consola específica es jugar a sus juegos exclusivos, y esta es un área en la que la PS4 posee una gran ventaja.

La Xbox One tiene algunos juegos de carreras fantásticos en la serie de Forza, Halo 5, Sea of Thieves, State of Decay 2 y Gears of War 4.

La PS4 tiene una versión remasterizada de la brillante epopeya postapocalíptica de la PS3, The Last of Us, The Order: 1886, el sombrío RPG Bloodborne, el juego de exploración espacial No Man's Sky, Uncharted 4, el famoso The Last Guardian y action-RPG NieR: Automata.

Aparte de esto, algunos de los mejores juegos en cualquiera de las consolas han sido fabricados por terceros, como por ejemplo Far Cry 5, Batman: Arkham Knight, Destiny, Dragon Age: Inquisition, The Witcher III: Wild Hunt, y un Grand Theft Auto V mejorado.

La mayoría de estos juegos de terceros se ven o se ejecutan un poco mejor en la PS4, pero no hay mucha diferencia.

Funciones de entretenimiento

Microsoft vendió originalmente la Xbox One como el último sistema de entretenimiento todo en uno, sosteniendo su idea en como los controles de voz y la televisión integrada convertían tu salón en una experiencia audiovisual de lo más inmersiva.  

Todavía tiene posiblemente el mejor conjunto de características de entretenimiento, con aplicaciones para todos los principales servicios de TV, además de todos los principales servicios de streaming, incluyendo Amazon Instant Video, YouTube Netflix, Blinkbox y Now TV.

La Xbox One también tiene una unidad Blu-ray y una aplicación de reproducción, y la transmisión por secuencias de medios DLNA tanto a través del reproductor multimedia de la consola como de una aplicación para Plex.

Añade a ello los propios servicios de música y vídeo de Microsoft y sus funciones de TV, y se convierte de este modo en la mejor consola para aquellos y aquellas que quieren hacer más con su consola que jugar.

La PS4 ha intentado ponerse al día en este aspecto, sin siquiera tener YouTube para empezar, pero ahora tiene aplicaciones para Netflix, Amazon Instant Video y Now TV.

Veredicto

Aunque no hay mucha diferencia entre ambas consolas, si tenemos que elegir una ganadora nos quedamos con la PS4. No solo le saca ventaja a la Xbox One en cuanto a potencia gráfica, sino que también cuenta con soporte de realidad virtual y una mejor biblioteca de títulos exclusivos actuales y futuros.

La Xbox One es un poco más barata, y cuenta con mejores características de entretenimiento, pero a menos que seas fanático de los juegos Halo o Gears of Wars, ahora mismo la PS4 es una mejor apuesta.