Hubo un tiempo en el que las unidades de almacenamiento USB o pendrive eran muy similares en cuanto a velocidades y tipo de conexión ofrecida. El único elemento diferenciador entre ellas venía a ser la capacidad de almacenamiento que ofrecían. 

Esto ha cambiado considerablemente desde que surgieron nuevos puertos de conexión USB 2.0, USB 3.0, USB 3.1 o incluso USB Tipo C. A medida que el estándar de especificación se incrementó, también lo hizo la velocidad de transferencia soportada.

De esta forma, ahora no solo debemos fijarnos en el dato de la capacidad de almacenamiento, sino que también debemos tener en cuenta el tipo de conexión USB empleada, sus velocidades de lectura y escritura soportadas, y las medidas de seguridad y cifrado.

En una era en la que imperan los servicios de almacenamiento en la nube como Google Drive, Dropbox, OneDrive o iCloud, entre otros, existen ocasiones en las que todavía es necesario contar con acceso físico a tus archivos sin depender de una conexión a Internet.

También se da el caso que los pendrive actuales o memorias flash USB admiten tamaños de archivo grandes a los que muchos servicios en la nube se resisten. Y no menos importante es el factor seguridad, especialmente si manejamos documentos de empresa.

También hay otros factores a tener en cuenta, como pueda ser el diseño, su tamaño, o el tipo de soporte empleado. De todos estos factores hablamos a continuación en la recopilación que hemos hecho de las mejores memorias USB de 2019.

Si resulta que has comprado una de estas memorias para hacer una copia de seguridad de Windows 10, echa un vistazo a este artículo donde te enseñamos a hacer una copia de seguridad de tus archivos y del sistema.

Capacidad de almacenamiento

Debido a que el almacenamiento flash se ha vuelto más barato, hemos llegado a un punto en el que comprar una memoria USB de 16 GB apenas te supondrá 15 €, con lo que no merece la pena adquirir pendrive de inferior capacidad.

Debes tener en cuenta que si la quieres para crear unidades de inicio del sistema operativo, transferir vídeos en calidad 4K o similar, o fotografías en alta resolución de formato RAW, conviene que te gastes un poco más.

Puedes encontrar en el mercado modelos con capacidades de hasta 2 TB, pero parece evidente que por relación calidad y precio, la gama de 64, 128, o 256 GB es la más demandada por los usuarios, con precios que no superarán los 60 €.

Formatos USB

USB 3.0 es actualmente el estándar de la industria, por lo que recomendamos que al menos consideres este dato al comprar una nueva. Aún encontrarás en las tiendas unidades USB 2.0, y funcionarán bien, pero si tienes un ordenador de última generación, la velocidad de transferencia se verá alterada.

Y es que para aprovechar las velocidades que ofrezca cada especificación (USB 3.1 por ejemplo), deberás usar la memoria USB junto a un puerto que sea compatible. Si el puerto es de color azul, eso significará que es compatible con las velocidades USB 3.0.

Algunos dispositivos de memoria admiten USB 3.1 que es aún más rápido. Básicamente, es el doble de rápida que la ofrecida por USB 3.0, con lo que si puedes permitirtelo y tu equipos lo soporta, opta por esta elección.

Dentro de la gama de memorias USB, también encontrarás dispositivos que cuentan con conectores USB-A y USB-C con el fin de que puedas acceder a los mismos archivos desde una variedad mayor de dispositivo, ya sea desde el móvil o desde un ordenador. Incluso los hay tipo Lightning para conectarlas al iPhone o iPad.

¿Necesitas un puerto USB extra, un lector de tarjetas, un conector HDMI o un adaptador de red LAN? Sigue leyendo para conocer qué es un hub, para qué sirve y cuáles son las claves a considerar antes de comprar un concentrador multipuerto.

Velocidades de transferencia

Sin duda, es un dato a tener muy en cuenta. Pero la realidad nos dice que existe mucho margen de variación entre diferentes unidades de almacenamiento flash de cada fabricante. También incluso entre las distintas gamas que pueda ofrecer una misma marca.

Es importante tener en cuenta las velocidades de lectura si tienes pensado reproducir archivos desde dispositivos. Son útiles si deseas ver una película que has guardado en el pendrive. Por contra, las velocidades de escritura cuentan si transfieres una gran cantidad de archivos.

Hemos utilizado el programa CrystalDiskMark 6.0 para probar las velocidades de lectura y escritura de cada unidad de memoria USB. Esto prueba, tanto la velocidad secuencial (lectura y escritura de grandes bloques de datos), como el rendimiento al transferir pequeños archivos.

1. SanDisk Extreme Go USB 3.1 Flash Drive

SanDisk Extreme Go USB 3.1 Flash Drive

Físicamente, la unidad Extreme Go de SanDisk no tiene un diseño elegante ni compacto. Cualquiera diría que es de años atrás, sin embargo, sigue siendo muy práctico el sistema de interruptor deslizante que se acciona con el dedo para ocultar o extraer su conector USB 3.1.

La memoria USB admite velocidades de lectura de hasta 200 MB/s aprovechando su compatibilidad con el último estándar de conexión. La Extreme Go la puedes encontrar en capacidades de 64 GB (25,99 €), 128 GB (46,71 €) o 256 GB (172,99 €).

2. Toshiba TransMemory U365

Toshiba TransMemory U365 USB Drive

Si buscas una unidad de memoria USB de gran capacidad, el modelo TransMemory U365 de Toshiba puede ser una gran opción dada su gran trayectoria de la marca en el ámbito de fabricación de memorias NAND Flash.

Su rendimiento nos ofrece una velocidad de lectura secuencial de 210 MB/s, situándose entre las más rápidas de las que hemos probado. Por su parte, la velocidad de escritura desciende hasta un valor de apenas 33 MB/s.

La TransMemory U365 se vale del mismo sistema de interruptor deslizante para ocultar su conector, de manera que no te dejes olvidada en cualquier parte la típica tapa de protección. Su tamaño es más compacto que la de SanDisk, otro factor a tener en cuenta.

3. SanDisk Ultra Dual Drive USB-C

SanDisk Ultra Dual Drive USB-C

El modelo Ultra Dual Drive de SanDisk es una de las unidades de memoria USB más buscadas de la actual por su gran versatilidad. Como su propio nombre indica, ofrece doble posibilidad de conexión: soporte para USB-A y conector para USB-C.

De esta forma, todo aquello que tengas almacenado en su interior, lo podrás manejar al instante tanto en un ordenador con un puerto USB típico, como con un smartphone o tablet que disponga de puerto USB-C, el nuevo estándar que manejan la inmensa mayoría.

En términos de velocidades, está en la línea con las otras unidades USB 3.1 de otras marcas. Sus capacidades varían desde los 16 GB hasta los 256 GB, con un precio para el modelo de 128 GB bastante interesante.

Puedes usar la aplicación SanDisk Memory Zone para gestionar el contenido que almacenas en su interior y poder hacer copias de seguridad fácilmente de su smartphone.

4. PNY Duo Link OTG USB-C

PNY Duo Link OTG USB-C

Otra unidad flash que entra en la categoría de compactas con una conectividad USB 3.1 y USB-C que garantiza las velocidades más altas de transferencia de datos. Para usarla, basta con deslizar el control hacia uno u otro extremo y seleccionar el puerto deseado.

Probamos la versión PNY Duo Link de 32 GB que tiene un precio bastante económico. Ayudados por el programa Crystal Disk Mark conseguimos velocidades de lectura de 133 MB/s, ligeramente por encima de lo indicado por las especificaciones de la marca.

5. SanDisk Ultra Fit USB 3.1 Flash Drive

SanDisk Ultra Fit USB 3.1 Flash Drive

El diseño de las unidades de memoria flash aquí comentadas puede ir directamente ligado el uso que vayas a hacer de la misma. De este modo, la Ultra Fit USB 3.1 de SanDisk está pensada para conectar a un ordenador y dejar fija, de manera que amplíe su capacidad de almacenamiento.

Se introduce en el puerto USB y apenas sobresale ligeramente, lo suficiente para que puedas tirar de la misma y extraerla en un momento dado. Es lo más parecido al típico adaptador Bluetooth que suelen acompañar a los ratones o teclados inalámbricos.

Con una interfaz de USB 3.1 y velocidades de lectura de hasta 130 MB/s, es capaz de escribir hasta 15 veces más rápido que las memorias USB 2.0 estándar. Podrás trasladar una película de 1,2 GB en poco más de 30 segundos.

6. Kingston Duo DataTraveler Bolt

Kingston DataTraveler Bolt Duo

Este modelo de memoria flash USB está pensado para los usuarios de dispositivos iOS (véase iPhone o iPad) que dispongan de conexión Lightning, dado que por un lado tenemos un puerto USB 3.1 y por el otro el habitual de los dispositivos de Apple.

Puedes encontrar la Duo DataTraveler Bolt con capacidades habituales de 32, 64 o 128 GB, con un precio de partida para la cifra más baja de 31,93 €. Con Bolt, todos aquellos dispositivos iOS que cuenten con capacidad limitada, podrán suplir el almacenamiento con esta unidad.

Conéctala, descarga la aplicacion Bolt de Kingston y lanza el modo cámara de tu iPhone. Comprobarás como es posible almacenar aquí las fotos y vídeos capturados para liberar la memoria de tu teléfono o tablet. Esta app funciona con versiones de iOS 9.0 en adelante.