Swatch va a apostar por los wearables, o tecnología para llevar puesta, y va a presentar un reloj inteligente dentro de dos o tres meses. Así lo ha confirmado Nick Hayek, CEO, en una entrevista que recoge Bloomberg.

El reloj inteligente se comunicará a través de Internet “y no tendrá que ser cargado”. Además permitirá a los usuarios realizar pagos móviles (los esfuerzos de Swatch se orientan a llegar a acuerdos con retailers para que permitan el pago móvil) y será compatible con Windows y Android.

A la hora de aventurarse en el mercado de relojes inteligentes, Swatch ha tenido en cuenta los estudios que han presentado las diferentes consultoras. Según ABI Research, este año el mercado de relojes inteligentes crecerá un 300 por ciento en comparación con 2014. Citigroup, por su parte, destaca que este sector pasará de una facturación de 1.800 millones de dólares en 2014 a los 10.000 millones de dólares que facturará en 2018. 

Nick Hayek ha señalado a Apple, y su Apple Watch, como su principal competidor. No en vano, las previsiones de venta de Apple para su reloj inteligente son más que ambiciosas: este año confía en comercializar más de 50 millones de smartwatch y eso que el dispositivo no llegará a las tiendas hasta abril.