Lo que realmente hace único al nuevo modelo es su tamaño. Sus apenas 7,5 mm de grosor son la tercera parte de un Apple Watch y considerablemente más ligero, unos 29 gramos, además de correas más pequeñas, de 20 y 14mm.

La firma, según su CEO Eric Migicovsky, considera que hay una gran parte de gente, con muñecas pequeñas, que no han sido capaces de atraer. Estas personas, por lo general mujeres, tienen un estilo diferente y les gusta llevar algo más clásico en la muñeca.

Lo cierto es que, en general, los smartwatches que han llegado al mercado tienen un estilo masculino y deportivo y, en muchos casos, pueden resultar excesivos en tamaño. Esto también tiene que ver con un aspecto técnico. El tamaño también responde a que el dispositivo requiere una buena pantalla y grandes baterías.

Pero Pebble tiene un enfoque diferente. Mediante el uso de una pantalla e-paper de baja potencia y consumo, es posible reducir mucha batería y ofrecer, a cambio, un smartwatch más discreto.

En cuanto a tecnología, el nuevo Pebble Time Round es similar a sus predecesores, con una pantalla con luz solar que permite una fácil lectura, aunque requiere retroiluminación en la oscuridad.

Llegará al mercado en noviembre, con pulseras en negro, plata y oro rosado.