ABI Research ha publicado su informe sobre el mercado de wearables, según el cual, en el primer trimestre los dispositivos de control de la actividad superaron en ventas a los populares smartwatches en una proporción de 4 a 1, con 2,35 millones de dispositivos vendidos. Fitbit sigue siendo el líder del mercado con una participación mayoritaria, pero deberá enfrentarse a una mayor competencia en el segundo trimestre, ya que es cuando Samsung prepara el lanzamiento del híbrido Samsung Gear Fit. La consultora prevé que este año se venderán 10 millones de dispositivos de control de la actividad y 7 millones de smartwatches.

"Los dispositivos de control de la actividad son actualmente la categoría de wearables más viable, ya que tienen una clara aplicación práctica que no puede ser igualada por los smartwatches", afirma el director del informe, Nick Spencer. "Los usuarios finales emplean los smartphones para saber la hora y se han deshecho encantados de sus relojes, por lo que ampliar las funciones del smartphone en el reloj es un paso atrás".

El informe muestra que las ventas de smartwatches cayeron significativamente en el primer trimestre en comparación con el trimestre anterior, debido en parte al efecto estacional de la Navidad, pero también al lanzamiento inminente de los nuevos smartwatches Samsung Gear y del dispositivo Gear Fit. El Samsung Gear dominó las ventas de wearables en el cuarto trimestre, debido a su venta conjunta con el Samsung Galaxy III, pero los retailers y mayoristas han querido despejar su inventario de Samsung Gear 1 a la espera de la actualización en prevista para el segundo trimestre.

"No debemos descartar a los relojes inteligentes, que son una evolución y una categoría naciente", añade Spencer, asegurando que "los relojes smartwatch se desarrollarán rápidamente en 2014 y 2015, con la creciente disponibilidad de dispositivos híbridos de seguidores de actividad y smartwatch. Se desarrollarán componentes más especializados y, lo que es más importante, su aplicación práctica mejorará a través de la expansión del ecosistema de aplicaciones. La propuesta de valor de los smartwatches aumentará, sin embargo, el precio todavía tendrá que disminuir para calar entre los usuarios finales".