El modelo Bold Motion tiene una apariencia de reloj tradicional, pero a través de las luces LED en la corona y suaves vibraciones, puede ofrecer patrones basándose en el tipo de notificaciones, por lo que los usuarios pueden valorar si necesitan su teléfono o no. No monitoriza el ritmo cardiaco, pero sí los pasos, y se conecta tanto con smartphones iOS como Android a través de Bluetooth, y tiene una autonomía de hasta 7 días.

Su diseño es sobrio. Habrá una versión de acero inoxidable con remates en color azul claro, mientras que una versión en negro tendrá detalles grises, y una correa de silicona negra. La fecha de lanzamiento no está clara, pero ya se pueden hacer reservas en su web. Su precio de partida estará en torno a 795 dólares.

Este smartwatch analógico no es un concepto nuevo, sino que se está volviendo cada vez más popular entre los fabricantes de relojería tradicionales, que no quieren renunciar a sus diseños más legendarios. Fossil anunció un smartwatch analógico el mes pasado (junto con un reloj Android Wear en toda regla), y otras marcas de lujo como Frederique Constant, Alpina y Mondaine también trabajan en proyectos similares.

Para HP, el reloj Movado es parte de un esfuerzo renovado para integrar su propia tecnología en productos de moda y accesorios. La compañía ya colaboró en el área de relojes el pasado año con Michael Bastian, y en 2008 con Vivienne Tam en el diseño de un netbook. Parece que habrá otras muchas colaboraciones para prestar módulos de hardware, software, interfaz de usuario, y servicios en la nube a las grandes marcas, que no quieren dejar pasar la invasión wearable.