El mercado de wearables mantuvo su trayectoria ascendente en el primer trimestre de 2015 a medida que nuevos fabricantes, incluido Apple, hacían su entrada en el mercado. A este respecto, IDC estima que este año se venderán 72,1 millones de dispositivos wearables, lo que representa un fuerte crecimiento del 173,3 por ciento con respecto a los 26,4 millones de unidades suministradas en 2014. Se espera que los volúmenes de ventas de wearables experimenten un crecimiento anual del 42,6 por ciento en los próximos cinco años, alcanzando los 155,7 millones de unidades en 2019.

“La demanda de wearables básicos, aquellos que no ejecutan aplicaciones de terceros, ha sido absolutamente increíble. Los fabricantes como Fitbit y Xiaomi han ayudado a impulsar este mercado con sus pulseras de menos de 100 dólares, e IDC espera que este impulso continuará a lo largo de 2015”, afirma Jitesh Ubrani, analista de investigación senior de dispositivos móviles en IDC. "Esperamos que los wearables inteligentes, los que son capaces de ejecutar apps de terceros, tomen la iniciativa en el año 2016. En esta categoría entran el Apple Watch y las Hololens de Microsoft, cuya expectación indica un cambio en este mercado, en el que la transición de los wearables básicos a los inteligentes abre oportunidades para los proveedores, desarrolladores de aplicaciones y fabricantes de accesorios”.

El crecimiento del mercado de wearables inteligentes abre un campo de batalla entre distintas plataformas, como Android Wear, Tizen y WatchOS, que están avanzando con mejores interfaces de usuario, experiencias de usuario y aplicaciones. “Estos sistemas operativos elevarán las expectativas de lo que un wearable inteligente puede hacer. Estamos viendo los bloques de construcción de lo que está por venir", apunta Ramón Llamas, director de la investigación de Wearables en IDC.