El primer wearable de Apple –que bien podría tratarse del iWatch– podría llegar en los próximos meses y será un dispositivo orientado al seguimiento de la salud y la actividad física del usuario, según informan varios medios.

Según publica el Nikkei Asian Review, Apple ultima un dispositivo wearable que podría presentar junto a su iOS 8, el próximo mes de octubre. Citando a “fuentes de la industria”, esta publicación asegura que el nuevo dispositivo de Apple dispondría de una pantalla OLED curva, tipo la del Gear Fit de Samsung, y que permitiría al usuario controlar sus constantes vitales y recibir notificaciones de su smartphone.

El fabricante planea una producción mensual de entre 3 y 5 millones de unidades, según la misma fuente, y contaría con el respaldo de Nike a este proyecto, lo que puede tener sentido si tenemos en cuenta que Nike se está retirando del mercado de hardware wearable y apostando por los servicios.

En el otro extremo del mundo, Recode informó a semana pasada que la firma de la manzana planea una evento de lanzamiento para el próximo mes de octubre para presentar un dispositivo diseñado para hacer uso de la app HealthKit, que reúne la información de salud y fitness del usuario. Como los nuevos iPhone suelen presentarse también por el mes de octubre, podemos imaginar el caos absoluto y la histeria que rodeará a Apple si presenta un iPhone y un iWatch al mismo tiempo.