Unos días antes de anunciar que abandona Google para iniciar una nueva etapa profesional en Amazon, Babak Parviz, el creador de las Google Glass desvelaba en una en una conferencia sobre tecnología wearable cómo ve él el futuro de este wearable.

Se busca tecnología menos intrusiva y fácil de llevar incluso que unas gafas normales o una pulsera y de menores dimensiones. Para ello, es preciso trabajar en óptica y en fotónica, pero a la vez se requiere mayor potencia de cálculo, de forma que el dispositivo responda de forma mucho más rápida a las preguntas del usuario, explicó Parviz .

También se está trabajando en las formas de interactuar con el dispositivo, más allá de los comandos de voz y los toques sobre las propias gafas que son precisos ahora con la versión que Google llama "Explorer". Se trataría de una versión más pulida de este prototipo que podría comercializarse a partir del próximo año. Además, el futuro producto debería resolver las dudas que el primer prototipo ha suscitado, en cuanto a privacidad e incluso utilidad del dispositivo.

En todo caso, el directivo cree que la primera versión de Glass es "un buen primer paso, sólido, que muestra a dónde queremos ir". De hecho, tiene ventajas claras, como la posibilidad de enlazarse con el smartphone y utilizar elementos clave como un acelerómetro y un giroscopio integrados.