Es una enorme oportunidad, desde luego. Los wearables van a protagonizar el próximo fenómeno tecnológico según los analistas y el mercao crecerá a un ritmo anual del 60 por ciento ininterrumpidamente en los próximos cinco años.

Así, en 2020, habrá en el planeta 400 millones de dispositivos de este tipo por valor de unos 26.600 millones de dólares. Hay que recordar que el negocio actual de todos los wearables apenas mueve 3.000 millones.

En ese momento, los wearables más vendidos serán los multifunción como el Apple Watch, asegura Ovum, que acapararán el 31 por ciento de la base instalada total, con otro tipo de dispositivos de seguimiento de la actividad personal y otros dispositivos inteligentes, que representarán el 60 por ciento restante.

Pero el volumen no es igual a ingresos. Los wearables multifunción generarán el 62,3 por ciento de los ingresos totales en 2020, es decir, unos 16.500 millones de dólares en ventas.

Los futuros productos serán mucho más eficaces e "inteligentes". No hay más que ver los más recientes modelos de pulseras, tipo Microsoft Band, Fitbit Surge, and Pebble Steel, para comprobar que la tendencia es ir hacia modelos más capaces y elegantes.

Un precio accesible a muchos usuarios y este aumento de la calidad del servicio serán claves para impulsar la demanda de dispositivos multifunción, como el reloj de Apple.