La solicitud se presentó en julio de 2011 y fue definida por la propia compañía como un “reloj de pulsera electrónico". La patente no revela datos sobre un producto comercial que prepare, sino que es indicativa de la idea que tenía Apple entonces.

Se trata de una pulsera electrónica para llevar en la muñeca que tiene la posibilidad de conectar un dispositivo móvil y dispone de una pequeña pantalla. Unidos ambos, forman un smartwatch que se puede comunicar con otros equipos, teléfono, tablet o PC, según la patente.

La pulsera permitiría integrar sensores para interpretar gestos del brazo o la muñeca, por ejemplo, horizontales que den entrada a una llamada o verticales que la rechacen. En algunos de los dibujos que forman parte de la solicitud de patente, el dispositivo incluye el nombre "iTime", aunque no se ha registrado como marca ante las autoridades competentes.

La relevancia del documento reside sobre todo en la visión premonitoria de Apple que ya en aquel año detectaba un creciente interés por los dispositivos móviles más pequeños, manejables y que formaran parte de su atuendo habitual.

Aunque Apple no ha reconocido oficialmente estar trabajando en un smartwatch, varios rumores y filtraciones sí sugieren que puede estar en fase de desarrollo.