Los dispositivos wearables, en plena efervescencia actualmente, podrían verse afectados por su primera crisis importante en apenas dos años, que afectaría a sus cifras a nivel mundial, según la firma de investigación de mercado NPD DisplaySearch.

El último informe realizado al respecto advierte que, al igual que ha sucedido con los PC y dispositivos móviles, una guerra de precios y la rápida expansión de esta tecnología en los próximos meses, podría abrir paso a fabricantes de marca blanca de países, como Çhina, que vendan productos a precios más bajos, lo que terminaría por ralentizar o incluso derribar sus expectativas de crecimiento.

Esta erosión de precios podría durar un par de años, hasta que los wearables se conviertan en algo más que una moda y pasen a ser una necesidad, consolidando a la industria fabricante, sostiene la consultora.

Se estima que las ventas de este tipo de dispositivos alcance los 48 millones de unidades este mismo año y los 91 millones en 2015 y que después siga la misma dinámica de otros productos, como los DVD, las pantallas LCD o los propios smartphones.