Dentro del marco de VMworld, la compañía ha destacado que los beneficios que aporta la virtualización en los servidores, también debe aplicarse a los puestos de red con el fin de conseguir una infraestructura más segura y con mayor disponibilidad. Los administradores de TI pueden desplegar máquinas virtuales sobre cada equipo de la red con el fin de llevar a cabo una fácil administración, un rápido despliegue, reducir el coste de mantenimiento y conseguir un entorno mucho más seguro.

VMware ha mostrado tres avances en la denominada “virtualización desktop”, la cual permite a las organizaciones obtener beneficios inmediatos en entornos corporativos con un gran número de puestos de red. Por un lado, Virtual Image Technology trabaja con imágenes de máquinas virtuales con el fin de poder recuperar en instantes cientos de equipos de sobremesa. Dicha imagen virtual es escalable con lo que, ante nuevas actualizaciones, es posible modificarla sin necesidad de utilizar un almacenamiento extra. Por otro lado, Offline Virtual Desktop está pensada para los usuarios que trabajan con ordenadores portátiles y habitualmente se encuentran fuera del entorno de red de la oficina. Mediante “check back in” el usuario puede retornar su equipo en cualquier instante a un punto de trabajo óptimo mediante la imagen virtual. Esta tecnología asegura la compatibilidad con futuras configuraciones de ordenadores de empresa. La última de las herramientas presentadas se conoce como “Thinstall” nombre que VMware ha mantenido tras la adquisición de la compañía el pasado mes de enero de la que informábamos en su momento. Trabajando junto con Virtual Desktop Infraestructure (VDI), permite a los usuarios acceder a sus equipos de sobremesa virtuales de forma remota desde cualquier ordenador convencional. Una vez más, se demuestra que lo más efectivo para el trabajador es que sus datos puedan viajar con él de forma segura, con una plena disponibilidad, y sin dependencia de la máquina física para desempeñar su trabajo.