Kodak sigue ampliando su gama de videocámaras compactas con el lanzamiento del modelo más pequeño. La nueva minicámara de Kodak sigue el mismo concepto de toda la gama de estar lista para usar con sólo tocar un botón y, como en otros modelos, cuenta con un conector USB retráctil que permite conectarla a cualquier ordenador sin necesidad de cables.

Con el tamaño de una tarjeta de crédito y sólo 12 milímetros de grosor, está diseñada para poder llevarla siempre encima, incluso en el bolsillo trasero de unos vaqueros. La cámara integra también el software necesario para subir los vídeos fácilmente a Facebook y YouTube.

La minicámara de Kodak tiene un precio de 69,99 euros y dispone de una pantalla de 1,8", un objetivo de 40 mm, con zoom digital de tres aumentos, y un sensor capaz de grabar vídeo con calidad VGA (640 x 480) o inferior. Las grabaciones se almacenan en una tarjeta microSD de hasta 16 GB.