Se podrá interactuar con Ubuntu a través de dispositivos de hardware como cámaras, de modo que el sistema operativo pueda “ver” y responder a los movimientos corporales de los usuarios, reconociendo cuándo están reaccionando adecuadamente o no a las señales.

“Hemos estado pensando en el modo en que Ubuntu actuaría si fuera más consciente de su contexto físico”, ha escrito el desarrollador Christian Giordano en un blog de la compañía. “No sólo se trata de detectar la inclinación del dispositivo, sino de analizar también la presencia del usuario”.

Ese tipo de comportamientos incluirían el cambio automático a modo de pantalla completa si el usuario se echa atrás o se aleja del ordenador al ver un vídeo, por ejemplo. De manera similar, cuando el usuario no esté ante el equipo, mostraría notificaciones a pantalla completa, para que puedan verse desde lejos.

Por otra parte, un gesto del usuario podría afectar a la apariencia de las aplicaciones, a través de un modo de “ventanas paralelo”, que haría que el escritorio pareciera tridimensional. En ese caso, los usuarios podrían apoyarse a un lado para ver qué hay detrás de la ventana, al fondo de la pantalla.

Como alternativa a las cámaras, también podría detectarse la proximidad con sensores infrarrojos o de ultrasonido. Un vídeo en Vimeo muestra uno de los primeros prototipos de la interfaz de Canonical en acción.

La informática sensible al contexto no es algo nuevo, pero sí lo son las capacidades que podrían hacer que Ubuntu Linux sea el primer sistema operativo en incorporarlas. De hecho, esta misma semana, el responsable de tecnología de Intel, Justin Rattner, explicó en durante la celebración del IDF en San Francisco, su visión sobre el futuro, en el que Intel está trabajando para desarrollar dispositivos más inteligentes. Ya hay software en el mercado que pueden “ver” la cara del usuario y crear una fuente que lo “imite” trasladando dimensiones faciales en un diseño en pantalla.

En el lado empresarial, muchas de estas aplicaciones podrían impulsar la productividad de los empleados. Imagine una tecnología que pueda anticipar de manera precisa qué software o archivo vamos a necesitar o que pueda ver qué empleado está en el equipo y adaptar el mismo a su perfil de usuario. En Canonical, esta tecnología experimental “no está previsto que se implemente en Ubuntu en un corto período de tiempo”, ha admitido Giordano, pero sí ha declarado que “sería genial ver qué opina la comunidad y si se puede llegar más allá con ella. Eso no significa que el equipo de Diseño de Canonical no pueda volver a incidir en ello en algún momento del futuro”