Por otra parte, además de integrase en el interior de estos dispositivos, también pueden utilizarse en la fabricación de tarjetas de memoria para usar como medio de almacenamiento externo.

El controlador integrado dispone de funciones para la gestión de escritura por bloques, corrección de errores y controladores de software, lo que simplifica el diseño y permite reducir tanto el coste de producción como el tiempo de puesta en el mercado de los productos que lo utilicen.

Con la expansión de todo tipo de dispositivos móviles, el mercado de los chips de memoria está experimentando un elevado crecimiento y una rápida evolución, pues los fabricantes buscan ofrecer cada vez más capacidad en un espacio lo más reducido posible.

El nuevo chip de Toshiba, con sus 16 GB de capacidad, podrá almacenar más de 4.000 canciones o hasta 8.000 fotografías. Para alcanzar esta capacidad, Toshiba ha combinado ocho chips NAND de 2 GB fabricados con tecnología de 56 nanómetros.