Sun quiere apostar por una plataforma versátil y abierta, adaptable a aplicaciones de todo tipo para virtualización, bases de datos y aplicaciones web. Completamente optimizado para Solaris 10, la multiarquitectura de los módulos blade admite procesadores UltraSPARC T1, Intel Xeon y AMD Opteron, además de los sistemas operativos Windows y Linux.

La mayor capacidad de memoria y ancho de banda, tanto de entrada como de salida, permite el soporte de microprocesadores de cuatro y ocho núcleos, así como la ejecución de todo tipo de aplicaciones empresariales. Se trata de una plataforma escalable que se integra en la infraestructura del centro de datos o en los sistemas de gestión aprovechando plataformas y soluciones estándares, evitando los sistemas y modelos propietarios.

El sistema modular Sun Blade 6000 incorpora diferentes componentes y configuraciones. A partir del chasis Sun Blade 10 RU se pueden incorporar módulos servidores Sun Blade T630, X6250 y X6220. Además, integra tecnología de refrigeración y alimentación mejoradas para ofrecer un 15 por ciento menos de consumo comparado con un servidor rack.

Finalmente, además de incorporar estándares abiertos, ofrece una interfaz única, aún gestionando sistemas diferentes. “Con este lanzamiento, ofrecemos el mayor soporte a arquitecturas y sistemas operativos del mercado, combinado con la eficiencia energética”, asegura Esther Riesco, directora de Marketing de Sistemas de Sun Microsystems Ibérica.

El sistema modular Sun Blade 6000 está disponible con un precio de entrada a partir de 4.450 euros para el chasis Sun Blade 6000, 5.300 euros para un módulo Sun Blade T6300, 3.300 euros para Sun Blade X6250 y 3.550 euros para Sun Blade X6220.