Se trataría del monitor 4K más fino del mercado, con una pantalla LCD de 32 pulgadas que apenas tiene 3,5 mm de grosor y a un precio de uno 5.500 dólares.

El nuevo monitor saldrá a la venta en Japón y emplea la nueva tecnología IGZO que puede ofrecer una resolución de 3.840 x 2.160 pixeles, el equivalente a cuatro pantallas Full-HD. “Esperamos lanzarlo al mismo tiempo en todo el mundo”, asegura una portavoz de la compañía. “Se dirige fundamentalmente a diseñadores gráficos, arquitectos y usos médicos”.

La nueva pantalla contará con dos conectores HDMI, que permitirán conectar un PC y un equipo de video doméstico y dos pequeños altavoces. Su peso, unos 7,5 kg.

La tecnología IGZO, las siglas de indio, galio, zinc y óxido, los componentes del semiconductor en el que está basado, puede utilizarse en un gran número de dispositivos. La compañía lanzará pronto sus primeros smartphones y tablets con esta tecnología y ha estado promocionándola, porque utiliza menos energía que las pantallas LCD habituales y pueden prolongar la vida útil de la batería de los móviles.

La compañía, con sede en Osaka, aprovecha la tecnología para fabricar pantallas ultra-finas que además requieren menos iluminación que otras alternativas gracias a su sistema de contraste dinámico.

La compañía planea comenzar su producción a comienzos de año y los fabricantes están probando rápidamente estas televisiones 4K que se denominan así por su resolución horizontal, aunque hay escasos contenidos adaptados a su alta definición.

Las pantallas que funcionen como televisión y monitor informático podrían ser una solución intermedia hasta que el mercado despegue, de forma que los usuarios puedan aprovechar la ventaja de la alta resolución en su trabajo.