Aunque Rainbow ha estado dedicada plenamente a la fabricación de accesorios de informática, su catálogo de productos también se ha visto salpicado por dispositivos como cámaras digitales y reproductores MP3. Sin embargo, la compañía ha querido hacer acopio de los dispositivos que verdaderamente funcionan comercialmente en los mercados europeos en los que está inmerso el fabricante, por lo que su último catálogo vuelve a centrarse especialmente en ratones, teclados, altavoces y webcams, junto con auriculares y accesorios de gaming o bolsas de transporte.

El objetivo de la compañía a corto y medio plazo es conseguir enfocarse en el desarrollo y consolidación de la marca Rainbow tanto a nivel nacional como internacional. No podemos olvidar que la compañía es de capital totalmente español, por lo que resulta un original ejemplo dentro del mercado de accesorios de informática. Así, aunque la empresa fabrica sus productos en Asia, los comercializa en España, Portugal, Bélgica, Italia, Túnez, Austria, Suiza y Alemania.

En la actualidad, parte del esfuerzo financiero y logístico de la compañía se centra en el desarrollo de productos de diseño y fabricación propia. En este ámbito, el primer proyecto que se materializa es un kit de ratón y teclado inalámbrico, aunque también se han desarrollado cámaras web y una nueva gama de altavoces, maletas y ratones. Será a lo largo de este año cuando todos estos proyectos se materialicen.

“Los proyectos de diseño de producto de Rainbow se caracterizan, sobre todo, por un diseño innovador, nada convencional que aporte a los usuarios valores añadidos palpables a nivel de practicidad, fiabilidad y, sobre todo, una imagen agradable y que permita personalizar el puesto de trabajo a gusto del usuario”, comenta Xavier Llopis, director general de Rainbow.