Se trata de las primeras unidades nVidia compatibles con DirectX 10 (sistema nativo de Windows Vista) que además aportan técnicas como PoweMizer, que permite el ahorro de energía, tan importante en este tipo de dispositivos.

Además, estos nuevos modelos aportan un mayor nivel de rendimiento gráfico gracias, sobre todo, a los beneficios de la arquitectura unificada que tanto beneficiaron a los modelos de sobremesa.

Asimismo, la incorporación de este tipo de tarjetas en los equipos portátiles, abre la puerta a los sistemas de visualización, como HD DVD y Blu-ray, así como al vídeo de alta definición, ya que cuenta con la tecnología PureVideo y un decodificador de H.264. Fabricantes como Samsung, Toshiba, HP o Asus ya están trabajando en este tipo de integraciones para sus sistemas de alto rendimiento.

Este lanzamiento expande aun más las posibilidades en el desarrollo de aplicaciones y servicios basados en la nueva versión de DirectX de Microsoft, ya que permitirá una adopción más rápida de equipos compatibles, así como un aumento de la demanda del mercado en cuanto a aplicaciones multimedia y de juegos basados en DirectX 10.