La idea es transplantar el cliente Windows de los PC individuales a servidores centrales y escalables, que puedan trabajar tanto con Windows Terminal como con código fuente abierto. El nuevo software de Citrix se encargaría de coordinar y administrar el acceso de los usuarios, a través de cualquier dispositivo Windows, a esos puestos remotos.

Citrix es uno de los muchos fabricantes que están llevando la virtualización a los sistemas operativos de sobremesa y otras aplicaciones. La virtualización de los puestos de sobremesa es una manera de simplificar la informática del usuario final al consolidar cientos de sistemas operativos de sobremesa y aplicaciones en servidores para, posteriormente, permitir que los usuarios accedan a través de un thin client en lugar de desde un PC completo.

El primer paso en este terreno dado por Citrix es la aplicación Desktop Broker, un programa de software que se conecta con otra, también de este fabricante, Presentation Server 4.0. Los administradores identifican los servidores relevantes, incluyendo los Windows Terminal Services, los que actúan como máquinas virtuales o los blade.

Estas aplicaciones, al trabajar de manera conjunta, pueden identificar a qué departamento pertenece cada usuario que se conecte para poder redirigirle a las aplicaciones y recursos que utiliza, de manera que con una única conexión tendrá acceso a todo su material de trabajo.