Muchas PYMES no están aprovechando el potencial de la tecnología para competir en un mercado cada vez más exigente, pese a tener los mismos retos que empresas de mayor tamaño. Sin embargo, la tecnología está cambiando los modelos de negocio y los procesos de digitalización se están imponiendo.

Según ICT, muchas PYMES y micropymes se encuentran perdidas ante una amplia oferta tecnológica que suele estar por encima de su capacidad económica. El reto de digitalizarse conlleva una serie de riesgos, que comienzan con la elección de la solución tecnológica más adecuada y más asequible.

Ante esto, la firma ofrece tres consejos para empezar a integrar soluciones tecnológicas en su negocio. El primero es valorar y sopesar en qué parte del proceso productivo es más rentable incluir tecnología y a partir de ahí invertir. Un buen punto de partida es tener una página web corporativa adaptada a tablets y smartphones, puesto que el 44 por ciento de las nuevas PYMES utiliza una página web que no está adaptada a dispositivos móviles.

El segundo paso es la instalación, la puesta en marcha y el mantenimiento, para lo que debe seleccionar al socio tecnológico adecuado, “que ofrezca una oferta económica y que resuelva los problemas que pueden surgir en el día a día”, continua la empresa.

El tercer punto es garantizar la seguridad y protección de los datos, así como los sistemas informáticos.