De hecho, gracias a estos avances, Fujitsu Siemens podrá actualizar sus servidores de un núcleo a los de doble núcleo con los PrimeQuest de 8, 16 y 32 sockets a finales de este año. Con ello, la compañía confía en atraer a un mayor número de clientes que necesitan consolidar bases de datos dispersas en sistemas centralizados, apunta Frank Reichart, director de marketing de producto para el negocio de servidores empresariales de Fujitsu Siemens.

Por su parte, SGI planea empezar la comercialización de sus servidores de gama alta, Altix 4700, y gama media, Altix 450. Los clientes tradicionales utilizarán los servidores para soportar operaciones rápidas de flotas con grandes cantidades de datos, como pronósticos metereológicos o simulaciones de ruido y vibración de automóviles. Gracias a la resistencia de computación y a la eficiencia energética ganada desde la actualización de la versión de un solo núcleo, Madison, para Itanium a los nuevos dual-core, SGI también planea vender servidores a los usuarios de negocios que realizan analíticas empresariales. “Esto nos proporciona un nuevo dominio del data mining. Hay una explosión de datos y necesitan nuevas maneras de explotarlos”, ha comentado Hill Matzke, responsable de marketing de producto para sistemas de servidores HPC de SGI.

Sin embargo, los analistas pintan un cuadro más severo respecto al futuro de Montecito, y manifiestan que sus mejoras han llegado demasiado tarde para rescatarles de su estancamiento en el mercado de servidores. Según un informe de Clabby Analytics publicado el pasado mes de junio, Itanium ha sido forzado a salir del mercado rentable para los servidores de gama baja por procesadores como Opteron de AMD o el propio Xeon de Intel. Estos procesadores tienen un diseño híbrido que permite a los clientes hacer una transición suave de los 32 a los 64 bits. En comparación con otros procesadores de gama alta, los Itanium utilizan una arquitectura de computación denominada EPIC (cálculo de instrucciones estrictamente en paralelo) mientras que los Power de IBM utilizan RISC (conjunto de instrucciones reducidas de computación).

Mientras que procesadores como los de IBM con su arquitectura Power, los de Sun Microsystems con SPARC y HP con PA-RISC dominan la gama media y alta del mercado de servidores, Itanium tiene una pequeña cuota de mercado. Y este mercado continua reduciéndose. Desde 2004, Dell e IBM han dejado de crear equipos basados en Itanium.

Sin embargo, SGI prosigue su optimismo con la idea de que Itanium les ayudará a ganar clientes. Así, la compañía ha diseñado sus nuevos servidores Altix para que sean compatibles con “Montvale”, el nombre clave que recibe la próxima generación de Itanium que seguirá a Montecito.

Entre las compañías que esperan vender servidores con procesador Itanium se encuentran Fujitsu-Computer Systems, Fujitsu-Siemens, Hitachi, HP, NEC, SGI y Unisys.