Como principal fabricante taiwanés de memorias DRAM, Powerchip Semiconductor aportará su conocimiento y experiencia y este área mientras que Macronix International, especializada en chips de memoria flash NOR, normalmente utilizados en teléfonos móviles, se encargará de la producción de algunos de sus chips en Powerchip.

Según reza el comunicado emitido desde Powerchip, “la demanda de memorias Flash está creciendo más rápidamente que nuestras actuales capacidades para satisfacerla, por lo que necesitamos de esta ayuda para cumplir con esta oportunidad de negocio”.

En virtud de este acuerdo, Powerchip pagará a Macronix 163,5 millones de dólares por adelantado para su planta de chips de 12 pulgadas, construida hace algunos años pero que, los malos tiempos por los que ha pasado la industria, llevaron a que se retrasara su equipamiento y la puesta en producción.

Con este acuerdo, Macronix recibe un impulso para iniciar el desarrollo de chips para memorias Flash de 100 nanómetros que, pese a no ser tan avanzados como los de 65 nanómetros, ya que permiten disponer de dispositivos más pequeños, más rápidos y con mejor eficiencia energética, esperan que tengan una buena acogida en el mercado.