Lo acaba de subrayar un estudio publicado por Appirio y la firma de investigación Wakefield Research que recoge testimonios de 200 directivos de nivel C en Estados Unidos y Reino Unido. El 90 por ciento de ellos reconoce que reclutar y retener el talento tecnológico es un gran reto de su negocio. No en vano, se calcula que la cuarta parte de sus empleados de TI abandona su puesto cada año.

Además, un tercio de los presupuestos de recursos humanos se dedica a reclutar y retener talento técnico, y no parece que la posibilidad de contratar profesionales cualificados autónomos (en modo freelance) sea una opción contemplada por la mayoría.

La llamada “gig economy”, esa que contrata por obra, no parece ser una opción en este mercado. Al menos es lo que afirman el 84 por ciento de los encuestados, que cree que la economía seguirá apostando por el empleo a tiempo completo hasta al menos 2050.

Según recoge PCWorld, los promotores de esta encuesta consideran que las empresas de alta tecnología y de servicios tecnológico pasan demasiado tiempo hablando de los sistemas que están implementando y no el suficiente al talento necesario para poner en marcha, desarrollar o mantener esos sistemas.