Según se recoge en el acuerdo firmado entre ambas partes, los productos de esta compañía (GPOVault, PolicyMaker Standard Edition, Registry Extension, Software Update y Share Manager) pasarán a estar integrados dentro de la división Group Policy Management Console (GPMC), que se encarga de establecer las políticas de estándares (como qué usuarios tienen acceso a determinada información o aplicaciones) para los ordenadores, tanto de sobremesa como portátil, en toda la organización.

Según el director de la división Windows Enterprise Management, Praerit Garg, esta compra es especialmente importante para proporcionar a GPMC una mejor funcionalidad de cambio de gestión. Al gestionar los cambios en las políticas de grupo creadas por los diferentes administradores en una organización es uno de los puntos débiles en los clientes, según confiesan ellos mismos, especialmente cuando tienen que gestionar ordenadores Windows en la empresa. Y es en este sentido en el que se espera que GPOVault alivie parte de esta problemática.

Pero, además, este responsable destaca que otro de los valores importantes adquiridos son los 35 empleados, cuyo talento permitirá a Microsoft seguir desarrollando las siguientes generaciones de herramientas de gestión de grupos.

Cabe recordar que la división en la que se va a integrar esta adquisición permite a los administradores gestionar, personalizar y asegurar determinados aspectos, tanto de servidores como de ordenadores. Así, por ejemplo, se permite impedir que los usuarios puedan modificar las configuraciones básicas o impedir que se puedan utilizar dispositivos de almacenamiento removible, como los USB.