Este nuevo sistema operativo se denomina Windows Fundamentals for Legacy PC, y se ofrece únicamente para aquellos clientes que tengan licencias Software Assurance y de mantenimiento.

Se trata de un sistema operativo que no tiene todas las prestaciones de otras aplicaciones, aunque en él sí se han mejorado aspectos como la seguridad y su manejabilidad para aquellos clientes cuyo hardware sea demasiado antiguo para poder instalar Windows XP y que aún no estén preparados para actualizar sus sistemas, según las explicaciones facilitadas por Microsoft.

En este sistema operativo sólo se pueden ejecutar, de manera local, algunos programas, como herramientas de seguridad, de gestión o visores de documentos, lo que conlleva que otro tipo de aplicaciones deberán ser ejecutadas de manera remota en un servidor.

Según Microsoft, el objetivo es que estos PC antiguos puedan disfrutar de las últimas herramientas de seguridad y de gestión, siendo la experiencia de usuario similar a la de Windows XP.