El viernes 27 de noviembre se celebra el Black Friday, ese momento de consumo que nació en Estados Unidos y que marca el arranque de la campaña navideña con grandes descuentos de productos, y que, aunque aterrizó tímidamente en España en 2012, en sólo tres años se ha consolidado. Prueba de ello es un estudio sobre las tendencias de consumo en Black Friday en España elaborado por GfK y Worten, que revela que el 83% de la población española conoce este fenómeno y que el 54% de los encuestados declara que comprará este año, un 21% más respecto a 2014. El 90% de los consumidores que comprarán lo harán para aprovechar las promociones y precios atractivos.

Del estudio se desprende asimismo que el 36% de los encuestados tiene intención de comprar más este año en Black Friday, debido fundamentalmente a los buenos precios, el ahorro de dinero y las grandes promociones y ofertas que promueven las compañías. El gasto medio por consumidor se situará en más de 200 euros, lo que representa un 8% más que en el Black Friday de 2014. La estimación del incremento de las ventas en Black Friday respecto a 2014 se sitúa en un 29%.

En cuanto a la cesta de la compra, las prendas de vestir y moda son la categoría más demandada en Black Friday, con un 61% de las compras, seguida de los productos de electrónica, imagen, sonido y electrodomésticos, que aglutinan el 43%. Respecto a los canales de venta, la tercera parte de los compradores comprarán exclusivamente online, y un 30% declaran que compraran los productos online y offline.

"Para nosotros el Black Friday es una de las campañas más completas del año”, ha explicado Luis Hernández, director de marketing, ventas y ecommerce de Worten España, señalando que “en esta ocasión tendremos una oferta muy competitiva, acompañada de grandes oportunidades en todas nuestras gamas de negocio que estarán disponibles en nuestras 44 tiendas y en worten.es”.