Sin embargo, tras investigar las causas, Sony ha determinado que no se trata de un nuevo problema, sino de usuarios que aún conservaban la batería original afectada por este problema.

Aunque la causa del fuego en estos últimos incidentes no ha sido identificada, los daños procedían de un cortocircuito en el interior de la batería, confirmando que el problema se había originado en dicha batería.

Toshiba, propietaria de algunos de los últimos portátiles en constatarse de nuevo estos problemas, reconoce la importancia de esta situación y sigue esforzándose en garantizar la seguridad y la comodidad de sus clientes. Por ello, la compañía está redoblando sus esfuerzos para animar a los clientes a que comprueben sus PC y consigan la batería de sustitución si está en la lista que hay publicada en su página web: http://www.toshiba.co.jp/about/press/2007_06/pr1901.htm.

Entre los modelos europeos afectados hay varios equipos de las líneas Portegé, Qosmio, Satellite y Tecra de Toshiba.

Este no es el único caso de problemas con las baterías de los equipos. El pasado mes de marzo, Lenovo también anunciaba incidentes (http://www.idg.es/pcworldtech/mostrarnoticia.asp?id=90273666&seccion=actualidad) con las baterías integradas en algunos de sus equipos, algo que los responsables de la firma se apresuraron a solventar.