Como en revoluciones anteriores, esta nueva irrupción de los servicios no conllevará que otros productos y tecnologías existentes en la industria se queden obsoletos o ya no sean necesarios, explica Ozzie, quien considera que, sin embargo, sí crearán nuevos retos y oportunidades para los responsables de TI de todo tipo de empresas.

Dentro de esta nueva visión de servicios on-line se enmarca el paquete de seguridad Forefront de Microsoft, en el que se incluyen productos de seguridad tanto para ordenadores personales como para servidores.

Ozzie considera que esta transformación se está produciendo ya en la manera en que las empresas desarrollan el software, así como a la hora de desplegar las aplicaciones y utilizarlas. Pero, además, considera que aún quedan muchos cambios por venir y que serán los servicios de software los que liderarán estos cambios. Unos servicios a los que los usuarios podrán acceder e interactuar con ellos a través de Internet.

El reto que se ha marcado Microsoft es ofrecer a los usuarios profesionales una combinación de aplicaciones basadas en este concepto de servicio, y aquellas más tradicionales, y considera que sólo las posiciones más “extremistas” defienden que en el futuro todas las aplicaciones estarán en Internet.