Como resultado, en 2019, se comercializarán en todo el mundo unos 5,6 millones de impresoras 3D en todo el planeta, gracias a  las innovaciones en calidad y rendimiento de esta tecnología, que le abrirá paso en la empresa y en los hogares, aseguran desde la consultora.

Siete tecnologías constituyen el mercado de impresión 3D, pero las extrusión de materiales lideran las ventas en 2015 y también lo harán en 2019 (ese año con una cuota total del 97,5 por ciento del mercado), en gran medida por su bajo coste. En concreto, Gartner pronostica que en 2015 se venderán 232.336 unidades vendidas de este tipo de equipos, y 5.527.493 en 2019.

Los precios de venta medios variarán según la tecnología y el mercado. Cada uno presenta diferentes dinámicas, incluida la posibilidad de combinar diferentes dispositivos, precios y requisitos por parte de los compradores.

Por el lado del consumo, primarán los modelos en torno a los 1.000 dólares, y en la empresa los que estén por encima de los 2.500, con mejores materiales y acabados.