En numerosas ocasiones, os hablamos de apps y tecnología para el coche conectado desde el punto de vista del consumidor. Hoy, sin embargo, dedicamos un espacio a aplicaciones y desarrollos para el ámbito empresarial, donde el concepto de coche conectado puede suponer para algunos negocios una ventaja competitiva.

Durante el reciente Gartner Symposium ITxpo 2015, que se acaba de celebrar en Barcelona, CSC ha presentado dos iniciativas reales de aplicaciones para el coche conectado en entornos corporativos.

El primer proyecto se está desarrollando para una compañía de flotas de transportes. Consiste en el análisis del comportamiento al volante de sus conductores, mediante una app, basada en la aceleración y freno, velocidad de crucero y otros parámetros relevantes que miden la exposición al riesgo, en función de los trayectos, tipo de carretera y hora del día, o condiciones de tráfico.

El segundo está siendo implantada por una compañía de seguros en Estados Unidos y Canadá, con 81 millones de clientes, y recoge datos telemétricos de 6 millones de clientes. Permite ofrecer asistencia en carretera, en contacto con un centro de emergencias y con la propia compañía de seguros.

Su principal objetivo, explica CSC, “es recoger los datos emitidos por el dispositivo telemático y el propio coche, y enriquecer esa información con localización y servicios de abonado, que permitan mejorar tanto el servicio que presta a sus clientes como las condiciones y seguridad de la conducción”.

Según Gartner, se calcula que, en 2016, habrá 6.400 millones de cosas conectadas en todo el mundo, especialmente casas, máquinas y todo tipo de vehículos, cifra que prevé que aumente a un ritmo del 30% anual, a partir de ahora.