También se ha descubierto que la piratería del software puede afectar a la comunidad del software abierto. Cuando un software propietario robado es utilizado por los usuarios, es una oportunidad perdida para los desarrolladores de software abierto para conseguir que sus productos se introduzcan en el mercado buscando nuevos usuarios.

Así lo afirma Louis Suarez-Potts, responsable del proyecto de código abierto OpenOffice.org de Sun Microsystems, quien continúa explicando que “la piratería afecta al código abierto porque el código abierto pregunta a sus usuarios cómo mejorarlo y contribuir a su desarrollo, pero la gente se plantea “¿por qué tengo yo que ayudar si tengo Microsoft Office gratis?”.

Alrededor del mundo, muchos gobiernos se están dando cuenta de que esto también les afecta, porque sus ciudadanos son consumidores de tecnología robada, en lugar de convertirse en participantes activos de comunidades de código abierto que pueden ayudar a otra gente a conseguir capacidades tecnológicas que pueden beneficiar a otros trabajadores e incluso al país.

Tomando medidas enérgicas contra la piratería del software, los países empezarán a ver cómo pueden ayudarse a ellos mismos dramáticamente impulsando la innovación y creatividad, así como un crecimiento en el trabajo y a enriquecer sus economías a través del desarrollo de software libre.

“China quiere crear trabajadores que puedan hacer esto y sostener una economía saludable”, en lugar de simplemente vender software pirata que no mejora las vidas de la gente del país, explica Suarez-Potts. “Todos nos beneficiaríamos si crearan cosas interesantes”. Otros países, como India, están realizando descubrimientos similares. “Realmente están viendo cómo deberían tener sus propios ecosistemas intelectuales. China está ahora adoptando el software de código abierto y está planteándose cómo puede trabajar con las comunidades internacionales de lugares como India o Latinoamérica”.