Cabe recordar que la entrada en este negocio por parte de AMD es reciente, tras la adquisición de ATI Technologies, que se ha dado por completada el pasado mes. Asimismo, la citación de DOJ no conlleva ningún tipo de alegación contra AMD o ATI y la compañía compradora ya ha anunciado su total cooperación con la investigación.

Su competidor nVidia ha confirmado que también ha recibido esta citación relacionada con una “investigación sobre posibles violaciones antimonopolio relacionadas con unidades de procesamiento gráfico y tarjetas”. nVidia también tiene previsto colaborar con esta citación.

El DOJ no ha especificado sobre qué esta investigando, aunque un analista de la industria especula sobre la posibilidad de que se trabaje sobre pactos en precios, como ya ocurrió en el mercado de memorias DRAM.

El problema es que, según Richard Gordon, de Gartner, “si el DOJ quisiera, podría investigar todas y cada una de las líneas de negocio de la industria de semiconductores”. Sin embargo, y dado que la industria y el DOJ manejan diferentes variables a la hora de hablar de precios, este mismo analista no cree que las investigaciones vayan a beneficiar a los usuarios finales. Tradicionalmente, los precios han ido subiendo o bajando en función de la oferta y la demanda, por lo que Gordon duda que las investigaciones del DOJ puedan traducirse finalmente en menores precios.

Una portavoz de AMD en Europa, Hollis Krym, asegura que no sabe muchas cosas sobre estas investigaciones, por lo que desconoce si también están afectadas otras compañías de chips o si su citación se enmarca dentro del acuerdo de compra de ATI.