El resumen de los buenos resultados de esta división se traducen en el beneficio operativo: el 10,5 por ciento, “que para ser un negocio de hardware es una cifra muy importante y elevada”, sentencia José María de la Torre, responsable de esta unidad en nuestro país.

Según sus explicaciones, la base que sustenta estos resultados económicos se encuentra en la inversión en I+D que HP destina a nuevas tecnologías para este negocio de servidores y almacenamiento. Una inversión que se traduce en más de cien nuevos productos anunciados a lo largo de todo 2007, centrados especialmente en cuatro grandes áreas: sistemas blade, servidores, almacenamiento (familia StorageWorks) y tecnologías de disipación de calor (Dynamic Smart Cooling). Cuatro familias que componen, según De la Torre, el centro de datos de nueva generación, en el que habrá cada vez más automatización y menos intervención humana.

Tras repasar los últimos datos de mercado que facilita la consultora IDC y, según los cuales, HP puede presumir de liderar todos los segmentos de mercado en los que compite (algo inaudito hasta la fecha, según De la Torre), la compañía también ha enumerado cuáles son los campos que van a protagonizar este 2008 que está a punto de comenzar. Así, infraestructura unificada, ampliación del concepto blade, nuevas tecnologías de automatización y virtualización, optimización en respaldo y jerarquía de datos y eficiencia energética son las tecnologías donde más hincapié hará HP. Y en lo que a clientes se refiere, las pequeñas y medianas empresas estarán en el punto de mira de la corporación.

Sin embargo, tampoco se puede obviar el próximo lanzamiento de Windows Server 2008 el próximo año. A este respecto, el responsable de servidores y almacenamiento de HP en nuestro país ha declarado que cualquier lanzamiento “de una nueva tecnología supone un acelerador del mercado, por lo que esperamos que Windows Server 2008 sea un dinamizador en el próximo ejercicio”.