Así, según estos datos, la información digital en España crecerá a un ritmo medio anual del 59 por ciento durante los próximos cuatro años mientras que, a nivel mundial, el incremento medio se cifrará en un 57 por ciento. De acuerdo José Luís Solla, director general de EMC Iberia, “esta situación ofrece una gran oportunidad a aquellas compañías que puedan proporcionar a los usuarios lo que necesiten en cuestión de almacenamiento”.

En este sentido, Solla remarcaba que “no se trata tanto de capacidad de almacenamiento, sino de gestión de la información”. Para ello, este directivo volvía a hacer hincapié en la importancia del ILM (gestión del ciclo de vida de la información) para poder almacenar todos los datos que se generen. “Además, hay que tener en cuenta las normativas y regulaciones que exigen guardar ciertas informaciones durante un período limitado de tiempo”.

En cuanto a cuáles son los datos que más espacio ocupan, las imágenes se sitúan en primer lugar. Concretamente, en 2006, el número de imágenes capturadas y copiadas a través de dispositivos digitales en España alcanzó los 2.461 millones de gigabytes. El informe de IDC prevé que en 2010 esta cifra se multiplique por siete, superando los 17.800 millones de gigabytes.

Por lo que se refiere a los datos, durante el año pasado en España se produjeron o multiplicaron datos por un volumen de más de 299 millones de gigabytes, cifra que alcanzará los 800 millones en 2010. Por último, la voz se cifró en un volumen de 183 millones de gigabytes en 2006 y se espera que supere los 225 millones dentro de tres años.