Desde luego que hay varias alternativas libres, las más notables OpenOffice y LibreOffice. Pero, OpenOffice afronta un incierto futuro y LibreOffice es complicado para usuarios no iniciados, su interfaz está pasada de moda y su compatibilidad de archivos levanta sospechas.

Pero existe una alternativa menos conocida Kingsoft Office Suite 2012 que ya está disponible este mismo año.

La nueva suite consta de tres módulos, el acertadamente llamado Writer, hojas de cálculo y presentaciones. Es totalmente compatible con archivos Word, Excel y PowerPoint. No he tenido ningún problema al cargar o salvar documentos en formatos Microsoft.

Sus funciones principales se manejan realmente bien, pero además hay un recurso de esta suite que es un gran acierto: una vista etiquetada de documentos, algo de lo que Micfosoft Office todavía carece. Cada documento abierto tiene su propia etiqueta, igual que Web sites diferentes tienen etiquetas distintas en cualquier navegador. Esto permite saltar entre ellos de forma mucho más sencilla que con Microsoft Office.

El único problema que puede surgir es elegir qué versión de la suite utilizar. Kingston ofrece ediciones libre, estándar y profesional, estas dos últimas al precio de 49,95 y 69,95 dólares, respectivamente.

Un consejo: empezar con la versión libre. Su interfaz se vuelve familiar inmediatamente para cualquiera que haya utilizado Microsoft Office 2003 y la única funcionalidad significativa que no tiene es el soporte macro.