Aunque alrededor del 70 por ciento de los usuarios de Solaris también ejecutan el sistema operativo en plataformas basadas en Intel, el CEO de Sun, Jonathan Schwartz, ha apuntado que “el acuerdo refuerza la relación entre ambas compañías”.

En una videoconferencia, responsables de Sun e Intel, han ofrecido detalles de lo que denominan una colaboración a largo plazo para mejorar el sistema operativo Solaris en los procesadores Intel, así como para gestionar los esfuerzos conjuntos de investigación y desarrollo.

Como resultado de este compromiso, Sun ha apuntado que lanzará una familia completa de servidores y estaciones de trabajo con uno, dos o múltiples procesadores pensados para entornos corporativos y de telecomunicaciones basados en el procesador Intel Xeon y con soporte para Solaris, Windows y Linux.

Por su parte, el máximo responsable de Intel, Paul Otellini, ha destacado que “los clientes cada vez piden más flexibilidad e interoperabilidad, lo que también es un fuerte argumento para nosotros para trabajar juntos”. En este sentido, la firma ha constatado su firme convicción de apoyar el desarrollo conjunto de las comunidades OpenSolaris y Open Java. Asimismo, desde ambas partes han mostrado su interés por colaborar en el desarrollo de las capacidades de los procesadores más allá de la posibilidad de insertar cuatro procesadores optimizados para el sistema operativo Solaris.

Como parte de esta alianza, Intel ya ha firmado un acuerdo OEM sobre Solaris para distribuir y ofrecer este sistema operativo a sus clientes al tiempo que ambas firmas han apuntado su interés en dar soporte a los ISV (fabricantes de software independientes) y fabricantes de sistemas para desarrollar la actual oferta existente en el mercado con el sistema operativo Sun Solaris. Actualmente, más de 2.000 ISV soportan este sistema operativo en más de 800 plataformas.

No obstante, desde Sun Microsystems también han querido dejar claro que la compañía seguirá trabajando en sus productos basados en el procesador UltraSparc de gama baja, en especial en la oferta de Niagara, el chip de ocho núcleos que la firma ofrecerá como una alternativa a las plataformas de ocho núcleos. Asimismo, Sun también seguirá invirtiendo en el desarrollo de sus sistemas UltraSparc de gama alta. De hecho, la pasada semana ya anunciaba sus planes para lanzar al mercado su procesador multinúcleo, Rock, diseñado para bases de datos y aplicaciones que requieren mucha memoria y capacidad de cómputo, esperado para mediados de 2008.