Lo más destacado de la arquitectura Intel Silvermont es que sus nuevos transistores pertenecen ahora al proceso de fabricación de 22 nanómetros, los conocidos como Tri-Gate que ya fueron utilizados en Ivy Bridge, y que poco a poco han ido llegando a todas las plataformas de procesadores Intel.

De este modo, lo más significativos de los nuevos Intel Atom es sin duda la eficiencia energética, ese parámetro al que siempre se recurre cuando se desea hablar de procesadores para plataformas móviles. Desde Intel destacan que a igualdad de rendimiento, la nueva generación Intel Atom consume cinco veces menos energía que la generación anterior.

Toda la nueva generación Atom es de tipo SoC (System on Chip) con lo que muchas de las soluciones serán embebidas. Entre las diferentes modalidades vamos a encontrar procesadores de hasta ocho núcleos que incluso llevarán la gráfica o GPU integrada, aspecto que ya vemos actualmente en los modelos Intel Core de los portátiles y ordenadores de sobremesa. De este modo, aparecen tres plataformas diferentes que van a ser cubiertas por los Intel Atom Silvermont. Bay Trail está pensada para portátiles y equipos de sobremesa de bajo rendimiento. Avoton es la segunda y está dirigida a servidores o microservidores con multitud de núcleos Intel Atom. Rangeley está diseñado para dispositivos de conectividad como router, switches y appliances de seguridad. Su disponibilidad está prevista para mitad de 2013. Por último, Merrifield es la más esperada, puesto que será la que nutrirá a las tabletas y Smartphone actuales. Habrá que esperar para su implantación hasta el primer trimestre de 2014.

Intel también ha añadido nuevas instrucciones a esta nueva microarquitectura pensando en la mejora energética de los dispositivos y en sus posibilidades de virtualización, de cara a los modelos que formen parte de los servidores.

Así pues, el que pensara que Atom seguía anclado al pasado con su implantación masiva en portátiles de tipo Netbook, los nuevos IntelAtom Silvermont pretenden acabar con ese tópico y demostrar cómo sus posibilidades son infinitas para formar parte de los dispositivos que utilizamos diariamente en nuestra actual vida digital.