“La industria está atravesando actualmente un período de incertidumbre sin precedentes. Un relanzamiento en el crecimiento de las ventas dependerá, en parte, de la efectividad de varias medidas que están ahora siendo consideradas por los diferentes gobiernos para intentar recuperar la confianza de los consumidores, mejorar la liquidez y estimular el crecimiento económico”, explica el presidente de la SIA, George Scalise.

Las ventas mundiales de chips llegaron a los 248.600 millones de dólares americanos en 2008, lo que supone un descenso importante, pues en 2007, las ventas fueron de 255.600 millones de dólares americanos. De hecho, la caída más brusca se produjo a finales del año. Las ventas de procesadores bajaron un 16 por ciento en noviembre y un 22 por ciento en diciembre, comparando los datos de ambos meses con los mismos del año anterior.

Así las cosas, los fabricantes están pasando por dificultades para poder predecir qué pasará el año que viene. chips, intel, procesadores

De hecho, el mes pasado, Intel, el mayor fabricante de procesadores del mundo, declaró que no había suficiente “visibilidad” como para que los ejecutivos puedan predecir qué va a ocurrir a lo largo del primer trimestre de este año. A pesar de ello, ha tomado medidas para reducir costes y lo ha hecho cerrando dos plantas de ensamblaje de Asia y un par de antiguasfábricas de obleas en Estados Unidos. Estos cierres han supuesto el despido de más de 5.000 empleados de Intel.

Por su parte, Applied Material, que produce el equipamiento que se utiliza para fabricar chips, anunció que reducirá en un 12 por ciento su fuerza de trabajo. Así, para recortar costes, despedirá a 1.800 empleados a finales de este año. En un comunicado, los ejecutivos de esta compañía se hicieron eco de la advertencia de la SIA, declarando que la compañía está haciendo frente a “condiciones de negocio sin precedentes”.