Entre las principales novedades del software presentado por el fabricante hay que señalar las características que permite saber quién ha modificado una entrada así como saber en el momento determinado (por ejemplo, cambios en un precio de un producto en una empresa).

También se ha integrado una característica que permite emitir cartas personalizadas para clientes con negocio por encima de los 3.000 euros –según lo establecido por la Ley. Otras funcionalidades que podrá encontrar el usuario es encontrar fácilmente descuadres entre la contabilidad analítica y la general, además de poder amortizar degresivamente a partir de cualquier fecha.

Pero la principal novedad es el Módulo de Gestión de Proyectos, integrada dentro de la aplicación, con la capacidad de crear un proyecto a raíz de una plantilla. Según Javier Azagra, director de Ibermática, “la idea de RPS es trabajar en la aplicación como un todo, que permita manejar todos los recursos”. Azagra ha añadido que “el elemento diferenciador de la versión 5.0 de RPS es el calculador de costes, que permite registrar incidencias y así saber porqué suceden y en qué momento”.

Por la tipología de los clientes que han optado por RPS 5.0 –desde farmacias hasta grandes cuentas (Banco Sabadell)-, se trata de un software que por su escalabilidad y modularidad puede ser empleada en pymes y grandes cuentas.