La llegada inminente de nuevas normativas referentes a la gestión del riesgo para entidades financieras y aseguradoras hace necesario que éstas estén preparadas para su cumplimiento. MiFID, que entrará en vigor en noviembre de 2007; Basilea II, que se implantará en enero de 2008; o Solvencia II, cuya implantación definitiva está prevista para 2009, son algunos de los ejemplos de las normativas que las organizaciones deberán cumplir y, ante la falta de soluciones de TI que contribuyan a este objetivo, HP lanza esta nueva plataforma.

De acuerdo con José María Ayuso, director de la industria de servicios financieros de HP en España, “nuestra aproximación es estratégica con un sistema de gestión global del riesgo alineado con los procesos de la entidad para así disponer de un continuo control del mismo y responder a los requerimientos del regulador”.

Con este objetivo, HP Enterprise Risk Management es una solución estándar con tres componentes como son la plataforma HP Neoview para soluciones de datawarehouse e inteligencia empresarial que se integra con servicios y herramientas de gestión de datos y de TI. De esta forma, según Ayuso, resulta una solución estándar que ofrece menor coste total de propiedad (TCO) “mejorando incluso en un 25 por ciento el capital inmovilizado para adaptarse a esta gestión del riesgo eficaz”.

Para los responsables de HP, esta nueva plataforma conlleva beneficios tanto para las entidades como para los clientes; para los primeros porque “reduce el coste total de propiedad y mejora la eficiencia en la gestión de riesgos y, para los clientes, porque les permite disponer de mejores servicios y precios, al haber mayor transparencia y estandarización de los productos y servicios”.

Esta nueva solución es el resultado del trabajo de más de 400 expertos que HP tiene en sus cuatro Centros de Excelencia para el sector financiero ubicados en Boeblingen, Cupertino, Londres y Milán.

Desde la consultora Gartner apuntan hacia la importancia de este tipo de soluciones para cumplir con las normativas en este área y señalan que el gasto en adaptaciones a las mismas es un coste incalculable, si bien sólo en 2006 supuso entre el 10 y el 15 por ciento de los presupuestos de TI de las empresas.