Esta tecnología, mostrada en la Enterprise Imaging and Printing Press and Analyst Conference, combina dos cabezales de impresión adyacentes de cuatro pulgadas de ancho que distribuyen la tinta a lo largo de toda la página, necesitando una sólo pasada para ello.

Cada cabezal consta, en realidad, de cinco pequeños cabezales interconectados. Este cabezal permanece en una posición fija, lo que permite que el papel se mueva rápidamente a lo largo de todo el dispositivo de impresión. Esto permite que los trabajos de impresión se completen a mayor velocidad que en aquellas impresoras en las que se utiliza la tecnología convencional, en la que es el cabezal el que se mueve para distribuir la tinta.

La tecnología Edgeline supone un importante cambio en la arquitectura de impresión, según el vicepresidente ejecutivo del Imaging and Printing Group, Vyomesh Joshi, quien asegura que los periféricos que utilizan esta nueva tecnología podrán emplearse en una gran variedad de industrias, desde el diseño gráfico hasta el acabado fotográfico, lo que representa un mercado de 30.000 millones de dólares en el año 2009.

Por último, cabe señalar que, en la actualidad, HP utiliza esta tecnología en los kioscos fotográficos de impresión en Japón y que, en breve, se tiene previsto llevar estos productos a otros mercados, como el australiano. El anuncio general de esta tecnología para unidades de impresión especializadas se espera que se realice dentro de algo más de un año, en noviembre de 2007.