El cambio de Google Apps afecta a todas las versiones de productividad de Microsoft, desde Office 97 a Office 2003, y comienza el próximo lunes 1 de octubre.

Una vez hecho el cambio, los usuarios que no tengan una versión de Office que soporte los formatos más nuevos de Word (.docx), Excel (.xlsx) y PowerPoint (.pptx) necesitarán convertir los documentos exportados a los viejos formatos. Estas conversiones podrán realizarse gratis con el programa  de Microsoft.

Para las organizaciones con todo tipo de usuarios, la iniciativa de Google hará que utilizar la suite de productividad sea un ejercicio molesto y pesado.

Los que trabajen en grupo y utilicen viejos formatos nunca deberán preocuparse por si sus compañeros tienen una versión nueva de Office, ya que la suite es compatible con versiones anteriores. Incluso las últimas versiones pueden leer los formatos antiguos. Sin embargo, las viejas no podrán leer los nuevos formatos.

La falta de soporte para formatos antiguos podría crear conflicto entre colaboradores que intercambien documentos, y se preguntarán si pueden ver un archivo igual que su colega o por qué un documento no parece igual a un usuario que a otro.