Una estrategia que les ha llevado a distinguir entre monitores para uso profesional y doméstico, aunque ambos se basan en dos pilares fundamentales, “diseño y tecnología propios”, aclara este responsable, quien continúa explicando que, en el caso de los equipos para profesionales, “hemos realizado un diseño claro, siguiendo las recomendaciones de la Unión Europea y además, son ergonómicos”. En este sentido, cabe destacar su diseño rotatorio y sus peanas inclinables hasta en un 45 por ciento.

Los monitores para consumo se presentan en blanco y negro, “según las nuevas tendencias y en línea con nuestros nuevos PC y portátiles”.

En lo que se refiere a la tecnología propia, Eduardo Faro destaca la funcionalidad “0 Vatios”, que permite un consumo 0 en standby. Pero también la posibilidad de gestionar los monitores de manera remota desde una consola central y la reducción del consumo de energía, lo que refleja el compromiso con el medio ambiente de la compañía. A estas características se une “amplia conectividad, alta usabilidad y una gran variedad de formatos. Así como la máxima calidad en contraste y brillo”.

En el segmento de consumo, lanza la serie AMILO 3000, totalmente renovada con los modelos L-Line, SL-Line y XL-Line, con formatos entre 19 y 26 pulgadas y para el segmento profesional introduce el dispositivo Premium Line.

Los monitores profesionales incorporan la Tecnología Premiun IPS, que proporciona ángulos de visión de hasta 178 grados. Además, Faro quiso destacar que disponen de la certificación “Blue Angel”, “una normativa que demanda duras y restrictivas reglas para su cumplimiento, tales como elevados beneficios para el medio ambiente y la salud, mayores especificaciones de ergonomía, condiciones de reciclado muy restrictivas y desarrollo de productos sin sustancias nocivas para el medio ambiente. Hasta la fecha somos la única empresa que dispone de este reconocimiento”.