Eso al menos se desprende de los comentarios aparecidos en uno de los foros que la compañía publica en internet, donde algunos usuarios ya han expresado su descontento con los tiempos de carga de aplicaciones, así como en el inicio y apagado del ordenador.

Por su parte, Microsoft niega la mayor, aduciendo que la rapidez en el encendido y apagado del equipo variará dependiendo de la configuración de cada sistema. No obstante, según las medidas que han recopilado tanto a nivel interno (en la propia Microsoft) como externo (en las pruebas que han hecho compañías ajenas), los resultados son favorables a Windows Vista, sobre todo en cuanto a tiempos de puesta en funcionamiento, apagado o incluso a la hora de volver del estado de hibernación, donde el nuevo sistema operativo cuenta, por defecto, con una característica que le permite, después de alcanzar el estado de inactividad, estar disponible de forma casi inmediata.

Desde el punto de vista del Laboratorio PC World, la percepción como usuarios de Windows Vista es bastante positiva, sobre todo en cuanto a tiempos de respuesta del sistema y robustez. A nivel de aplicaciones, sí hemos notado algunos retardos a la hora de lanzar ciertos programas, pero hemos de tener en cuenta que se trata, en todos los casos, de versiones optimizadas para Windows XP, no para Vista. Por lo tanto, hay que tener en cuenta que, mientras no existan versiones optimizadas para el nuevo sistema operativo de las aplicaciones que utilicemos, es posible experimentar ciertos retrasos y/o incompatibilidades.